+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Ars memoriae

Más República

Si la forma monárquica entra en crisis, lo natural es que aparezca la alternativa republicana

 

Más República -

En el ámbito político y en el administrativo existen tanto cargos de tipo unipersonal como colegiados. Pero, tal y como corresponde al origen etimológico de la palabra, en ninguno de ellos existe una vinculación tan estrecha entre persona y cargo como en la monarquía, cuestión que se acentúa por el carácter hereditario de la institución. Nadie sabe quién será su alcalde o alcaldesa, su presidente o presidenta del Gobierno en el futuro, pero sí está previsto, desde el momento de su nacimiento, quién debe ser la futura reina de España. Esta singularidad hace que los actos de quienes desempeñan las funciones de monarca deban cumplir requisitos muy estrictos, porque incluso su vida privada tendrá repercusiones sobre la institución. Si la forma monárquica entra en crisis, lo natural es que aparezca la alternativa republicana. En 1931, al proclamarse la II República, había quienes dudaban de la base social con la que contaría el nuevo régimen, pues consideraban que había llegado por el descrédito y los errores de Alfonso XIII. Alejandro Lerroux pensaba que no llegó la República, sino que «cansada, agotada, acobardada, huyó la Monarquía», y Diego Martínez Barrio opinaba que el triunfo republicano fue debido a «los desaciertos y veleidades del monarca». Y podríamos poner otros muchos ejemplos, así como la visión de aquellos para los que la forma republicana no era sino algo accidental, un instrumento para conseguir otros objetivos.

¿Puede el comportamiento de Juan Carlos I favorecer el camino hacia la República en España? En mi opinión, por ahora, lo único que ha hecho es convertir a muchos de los autocalificados como ‘juancarlistas’ en republicanos de nuevo cuño, y supongo que habrán visto que aquella ‘campechanía’, considerada una virtud, no es sino una falta de respeto a las formas, puesta de manifiesto en la manera de salir de España del emérito, que no huir, como algunos se empeñan en afirmar. Esos mismos utilizan en los medios de comunicación argumentos inconsistentes, y para ello se escudan en su reivindicación como republicanos, olvidan que ya no vivimos en la España de 1931, que la Constitución vigente regula los procedimientos para su reforma, así como el funcionamiento de nuestras instituciones. En este sentido, me permitiré citar mis propias palabras, escritas en este diario en junio de 2014, cuando se produjo la abdicación de Juan Carlos: «Mi vinculación ideológica al republicanismo no me conduce a la reivindicación de ese sistema con más fuerza en este momento, porque ahora deben primar la democracia, el acatamiento al Estado de Derecho y la exigencia a todas las fuerzas políticas de ofrecer garantías de estabilidad». Y en las circunstancias actuales, mantengo lo dicho entonces.

Aunque lo parezca, esto no representa una contradicción con el título de este artículo. Me explicaré. La Constitución de 1978 bebe de bastantes principios republicanos del texto de 1931, que por primera vez recogía en nuestra historia el reconocimiento de derechos sociales en el nivel constitucional, también regulaba la cuestión territorial al establecer procedimientos de acceso a la autonomía de las regiones y establecía un órgano encargado de velar por el cumplimiento de la Constitución, el Tribunal de Garantías Constitucionales. Si somos capaces de profundizar en los valores republicanos contenidos en el texto del 78, antes o después, los ciudadanos reconocerán de manera mayoritaria la incongruencia de mantener una institución de carácter hereditario en nuestro sistema político, y en ese momento, de una forma libre, de acuerdo con la ley, podremos afrontar la reforma del Título II, que podría denominarse: «De la Presidencia de la República». Entonces llegará el momento de abrir el debate, sin demagogia, sobre el modelo de República a defender.

Opinión

La joya cerrada

Magdalena Entrenas

Nosotros el pueblo

Francisco García-Calabrés Cobo

Nuestro adviento

José Manuel Ballesteros Pastor

No lo llames salud

Emma Riverola

Virólogo

Manuel Muñoz Rojo

Cómo acabar con el fútbol moderno

Miguel Donate Salcedo

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Familias pobres sin recursos

En esta situación de emergencia social por la pandemia, muchas familias de nuestros barrios, se ...

CARTAS AL DIRECTOR

El opio del pueblo

El fútbol no es un deporte, sino una religión. Si con la que está cayendo en todos los sentidos y ...

CARTAS AL DIRECTOR

Colegios

Es una vieja aspiración de la izquierda el que desaparezcan los colegios concertados. Ya por el ...

CARTAS AL DIRECTOR

Agricultura ignora el 25-N

Un año más quiero mostrar la gran decepción que siento ante la actitud de la Delegación de ...

 
 
7 Comentarios
07

Por Esloveno 13:30 - 15.09.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La Constitución del 78 recoge toda la herencia republicana de 1931.

06

Por Esloveno 13:27 - 15.09.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Republicanismo cívico es alternativa.

05

Por gañán de Fernán Núñez 11:04 - 15.09.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Totalmente de acuerdo con la opinión/es vertidas sobre el tema por el los escritos de """Por otras posibilidades""".

04

Por vecino 10:43 - 15.09.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Viva la Republica. Borbones fuera.

03

Por otras posibilidades 9:05 - 15.09.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Como en la religión dominante, nos prometen que la "felicidad" está después de morir. Falacia. Es AHORA que hay que luchar para rectificar y mejorar lo que hay. Una hipotética República en España NO va a mejorar lo que existe, aunque desde una perspectiva democrática es mediocre. Pero eso la responsabilidad es global, y los poderes ejecutivos tienen mucho que ver, y NO solo del rey emérito. Si queremos aspirar a la excelencia, España necesita a políticos que mejoren mucho lo que ahora tenemos. NO podemos aspirar a tener la plaza internacional que nos pertenece, si en nuestro propio territorio somos incapaces de poner orden y DEMOCRACIA. Así nos va.

02

Por otras posibilidades 8:58 - 15.09.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Desde siempre, los partidos (parte de un todo) políticos han trabajado para consolidarse en el poder y menos en el bienestar de quienes les pagan demasiado bien (para lo que hacen). Tal vez si en España hubiese una ley electoral democrática (con dos vueltas en cada elección), el actual gobierno NO estaría en el poder, manteniéndose a duras penas con los adversarios mismos de España (pues luchan para independizarse). Ante NO haber conseguido la mayoría absoluta (50,01) en los votos, fueron los diputados mismos quienes votaron lo que ellos mismos pactaron sin que la población lo aprobara en una segunda vuelta. Y vemos lo que está resultando. Y estamos en un principio del proceso de demolición de un sistema, que cierto padece síntomas alarmantes. Pero NO por ello se debe ASESINAR.

01

Por otras posibilidades 8:51 - 15.09.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En España, para mucha gente existe el error de creer que ser republicano-a es ser de izquierdas, y monarquico-a de derechas, e incluso de la extrema. El sistema político de Monarquía parlamentario NO tiene NADA que envidiar al sistema republicano, como el de Francia. Lo que España necesita, todos los días, es MÁS DEMOCRACIA. Es decir, que la población global con los políticos acepten, apliquen y mejoren lo que en 1978 se estableció con durisimas penas. Un consenso que ahora NO existe y que los que atacan a España del interior tratan de sacar crédito para sus beneficios e intereses partidistas.