+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CARTA ILUSTRADA

Lenguaje sexista

 

Carmen Conde fue la primera académica de número de la RAE. - FERNANDO L. GARCÍA

Rafaela Pastor. Presidenta de la Plataforma andaluza de apoyo al Lobby Europeo de Mujeres / Córdoba
24/07/2018

La Real Academia Española se constituye en 1713, siendo ocupada por varones y rechazando a lo largo de los siguientes siglos a escritoras como Gertrudis Gómez de Avellaneda, Carmen de Burgos, Rosalía de Castro... y a la gran María Moliner, que tuvo el talento y coraje de crear el Diccionario de uso del español, no sin tener que vencer todas las barreras que el machismo, el sexismo y la misoginia caracterizaba y caracteriza al mundo intelectual-varonil por excelencia. «Mis primeras palabras son de agradecimiento a vuestra generosidad al elegirme para un puesto que, secularmente, no se ha concedido a ninguna de nuestras escritoras ya desaparecidas». Estas fueron las primeras palabras de Carmen Conde al ser nombrada académica de la RAE en 1979.

Han tenido que pasar 305 años desde la creación de esta Institución sostenida por el Gobierno español para que en 2017, de los 46 sillones de la RAE, 38 estén ocupados por varones y solo 8 por mujeres. El artículo 14 de la Constitución Española proclama el derecho a la igualdad y a la no discriminación por razón de sexo. Por su parte, el artículo 9.2 consagra la obligación de los poderes públicos de promover las condiciones para que la igualdad del «individuo» y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas. En esta misma línea podemos aludir a las leyes de igualdad, así como a otros acuerdos internacionales como la Convención de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

Bien, señores académicos de la RAE, podría seguir enumerando textos, leyes y acuerdos en los que se defiende la igualdad entre mujeres y varones en todos los espacios, así como el compromiso firmado por nuestro Gobierno de promoverla, pero quiero utilizar este espacio para dirigirme a ustedes como académicos y a la ciudadanía en general, y decirles que entiendo su rechazo a la utilización de un lenguaje no sexista, pues llevan siglos siendo ustedes los que ostentan el poder de la palabra haciendo un uso abusivo y resistiéndose a nombrar al 52% de la población que somos las mujeres, aceptando definiciones como que la alcaldesa es «la mujer del alcalde» o que mujer pública, zorra, verdulera, mujer alegre... son sinónimos de prostituta, que no de prostituida. A la ciudadanía me gustaría transmitirle la importancia del lenguaje, a través del que se construye nuestro imaginario. Las médicas, las juezas, directoras, las presidentas, las ciudadanas... Deben incluirse en el lenguaje, puesto que existen y forman parte de una sociedad que dice ser democrática.

Señores académicos, no se mofen más de Bibiana Aído, Carmen Calvo o Rafaela Pastor, pues no tiene razón de ser que sigan ocupando en número la RAE además de negarse a un lenguaje inclusivo fiel a la realidad que vivimos, una sociedad que avanza y propicia la ciudadanía plena de las mujeres.

Opinión

El bloqueo de las licencias

Diario Córdoba

Alternancia política en Andalucía

Eduardo Moyano Estrada

El sol y el cielo

Manuel Fernández

Endesa, ese pozo sin fondo

Magdalena Entrenas

La lección de Taizé

Francisco García-Calabrés Cobo

¿Qué pasa con el Convention Bureau?

Vicente Serrano Gutiérrez

Pedro Jordano

Diario Córdoba

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Magisterio 1966-69, cincuenta años

En este año 2019 se cumple la efeméride del 50 Aniversario de la terminación de estudios de la ...

CARTAS AL DIRECTOR / SANIDAD PÚBLICA

Neumólogo módulo A

Hace apenas unos días he podido comprobar en mi persona lo orgullosos que debemos de estar los ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Errejón está listo

Cuando hace pocas semanas Errejón todavía alabó al régimen de Maduro, donde «se come tres veces al ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Una oportunidad

No me gusta ni un pelo la presencia de la extrema derecha en el pacto andaluz, pero, por mi parte, ...