+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Colaboración

Lázaro, arrímate a los buenos

 

Lázaro, arrímate a los buenos -

Juan Pérez Cubillo Juan Pérez Cubillo
26/08/2019

Nuestro hoy se había formulado ya con anterioridad. Los griegos, entre otros pueblos, se referían a la rueda de la Fortuna, representada las más de las veces de forma circular, lo que quiere decir que tiempo después se pueden repetir acontecimientos; buenos ejemplos los tenemos en los sopistas medievales y estudiantes nocherniegos, con su música y su canto que preceden a los actuales tunos.

La actualidad más próxima nos lleva a la UE, o lo que es lo mismo, al paraíso de las economías privadas donde confluyen fórmulas conservadoras, ultraconservadoras y neoliberales de la Europa casi toda. Los países pierden la pellica por pertenecer a ella, pues parece una forma salvífica que respeta desde las unidades de destino en lo universal -como dijo una vez un adelantado de la ultraderecha actual- hasta las llamadas eufemísticamente, en los encuadres constitucionales, economías mixtas de mercado, y poco más. No caben coqueteos. El ciego del Lazarillo sabía, porca miseria, que los buenos eran los nombrados a dedo, aunque fueran vetados con anterioridad para ocupar puestos de relevancia en la carrera judicial o hermanas de personajes que neutralizaban el principio de igualdad y mérito con varias carreras y algún doctorado de ringuirrango; es bien sabido que la idoneidad no la da solamente el desempeño de la función con más o menos fortuna, pues que el compartir un grupo sanguíneo no es pequeña cosa como mérito complementario decisivo.

Dentro de la aldea global, expresión ocurrente donde las haya, coexisten gestos heroicos de los más jóvenes de países africanos para ser aceptados como adultos con jóvenes de algún país del norte europeo que pescaba ballenas como demostración más palpable de autosuficiencia ante sus congéneres. La economía se convierte en fín por sí misma y las personas se subordinan a esa idea, para explicar de una forma sintética que han ido cambiando las cosas, en ese proceso de suplantación de medios y fines como acertadamente vieron Valentí Fuster y José Luis Sampedro en un coloquio a corazón abierto. Las zonas ricas creen con facilidad poder comprar tierras y voluntades, todo es cuestión de cifras.

Un presidente ridículo pone precio a la voluntad de algo más de cincuenta y tantas mil personas y una zona helada que encierra multitud de recursos. Ha pasado tiempo desde que sus antepasados compraron Florida, Luisiana y Alaska para sumar más estrellas al trapo. Da paso a la hilaridad del personal del Parlamento danés, y muy particularmente de sus representantes de Groenlandia en el mismo. Esperemos no dar la razón al «cosas veredes». ¿Cuáles son los buenos, amigo Sancho?

* Profesor, escritor y ensayista

Opinión

Poniendo el foco

María José Palma

El campo sí que aprieta

Manuel Piedrahita

De la decadencia a la destrucción

José Manuel Cuenca Toribio

F. Garea

Joaquín Pérez Azaústre

La valla

Emma Riverola

A quienes aman el mundo

Francisco García-Calabrés Cobo

Pensar en Jesucristo

Manuel Fernández

Teorías sobre el amor

Carmelo Casaño

Lectores
CARTA ILUSTRADA

¿Cómo afectan las nuevas tecnologías no controladas, en las relaciones familiares y en los centros educativos?

Los padres, debido a los menesteres familiares de sostenimiento se preocupan como siempre, lo ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

¿Para cuándo?

Sobre el empleo para las personas con discapacidad

VIVIENDA

Los desplazados

Todavía en Córdoba se puede comprar un piso o alquilarlo. Sin grandes exigencias si no tienes una ...

POBREZA

El cuarto mundo de España

El 30 de enero se publicó que el FMI alertaba de que el gasto social en España se dirigía más a ...

   
1 Comentario
01

Por Juan Gutiérrez 11:05 - 26.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Y sin embargo para el ser simbólico que es este ser humano que lee esta mañana el periódico, la bandera no es un trapo como la llama el Sr. escribidor. Por eso a este ser simbólico que escribe le parece mejor llamarla por su nombre en vez de desprestigiarla poniéndola como un trapo. No le gusta esa manía –sobre todo de algunos sectores de la izquierda más progresista – de llamar “Este país” a lo que se denomina España; de esconder la “bandera constitucional de España” porque y que es la bandera franquita. A este ser simbólico le gustó aprender a respetar los símbolos que nos vamos dando a medida que nos vamos poniendo de acuerdo. Y está conforme en que se cambien cuando se pierda el consenso. Pero está muy contento cuando ve que en tanto se llega a un nuevo consenso, los símbolos no se ponen como un trapo: Se respetan.