+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

55 líneas

Insultos del pasado

 

Insultos del pasado -

José Nevado José Nevado
17/11/2019

El anunciado acuerdo de coalición PSOE-UP abre los clarines del miedo y el insulto de derecha y extrema derecha. Así, oímos al primer barón del PP y presidente de Galicia, Núñez Feijóo, manifestar su alarma por la llegada al Gobierno «del partido comunista». No es fácil decidirse si recibirlos con la sonrisa socarrona del que se cree en un «dejà vu», cosas del pasado, o preocuparse por el alboroto. Porque después de 37 años desde que accedieron los socialistas de Felipe González al gobierno de España se ha demostrado (los ejemplos van por miles) que no era el lobo que se iba a comer a esa Caperucita que llamamos España. Entonces será que la fiera de ahora, es «ese Partido Comunista» que entra en el gobierno de coalición con tres o cuatro carteras.

¿Tanto pavor le produce? Porque en realidad será la cuarta o quinta parte del ejecutivo y con capacidad más que limitada para hacer realidad sus sueños. Pablo Iglesias se ha adelantado y comunica que está obligado a hacer numerosas renuncias. ¿Por qué las derechas mantienen por décadas la misma letanía de la alarma? Los historiadores hace tiempo que encontraron la causa de esa exagerada agitación que pronostica mil males y asegura el caos: no se mantendrían en pie, desaparecerían de no mantener vivo el mito del enemigo extremo, la amenaza del monstruo que aterra a tanto incauto.

El escándalo artificial que crean (porque nunca llegará a cumplirse) es de la misma encarnadura de la «España nos roba» de los partidos separatistas catalanes, procura el mismo fin: enardecer y unir a los suyos al convertir al enemigo político en un depredador insaciable y grotesco.

La derecha heredera de los discutidos mitos imperiales, los viva y muera mesetarios y del caciquismo insufrible, siempre observó la libertad como una amenaza; la democracia como degeneración de la buena política y en la izquierda vio la certeza totalitaria que asolará sus propiedades y perseguirá sus dioses, creencias y costumbres. Algunos episodios revolucionarios durante la II República (o actos de simples forajidos) le «confirmaron» que ese era el ser genuino de los que llamamos rojos.

Choca, no obstante, que mantengan viva y candente ese ascua en su corazón y las gargantas durante tantos años. ¿Que más pruebas necesitan de la rectitud democrática de los socialistas --recibidos en el 82 como el gusano que devora la reluciente manzana que es España-- que han gobernado durante décadas, solos o junto a los comunistas españoles, toda clase de administraciones e instituciones públicas? El comunismo intervencionista y bolchevique se hundió tras la caída del Muro de Berlín y sus tristísimas secuelas bolivarianas se desmoronan por días. Los discursos de Santiago Abascal, por ejemplo, no son sino un tosco y mal enhebrado remedo de los exabruptos de Millan Astray o las arengas encendidas de Queipo de Llano. ¿Por qué insisten?

* Periodista

Opinión

Turismo de sol y playa

Gabriel M. Pérez Alcalá

Ocupaciones

Francisco Dancausa

Dos rivales y nosotros

Manuel Valencia

Otro mosquito

José Manuel Ballesteros Pastor

Héroes

Miguel Donate Salcedo

Contracorriente

Clara Gregorio Rey

Santa Clara

Manuel Muñoz Rojo

Los nuevos argonautas

Miguel Ranchal

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Los árboles de Córdoba

Vengo observando durante esta primavera gran cantidad de talas y de podas en la arboleda de ...

CARTAS AL DIRECTOR

Petición al rector de la Universidad de Córdoba

Desde la plataforma ciudadana Córdoba Lucha, le pedimos su más que necesaria atención y ...

CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

CARTAS AL DIRECTOR

Al doctor Juan Ballesteros Rodríguez

Muy querido don Juan: Sé que entiende lo que pasó ayer por mi cabeza, cuando leí su comunicado en ...