+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Cielo abierto

El hijo del ‘frapero’

El espectáculo parlamentario de esta semana ha sido más lamentable que nunca

 

El hijo del ‘frapero’ -

A Cayetana Álvarez de Toledo le vienen tocando la nobleza a dos manos desde que entró en el Congreso de los Diputados. La han estado llamando marquesita desde que llegó, la han estado tentando porque no corre el riesgo de pasarse de frenada y siempre apunta recto a su verdad. A Cayetana Álvarez de Toledo le importa un pito si lo que dice queda bien o mal, porque entra al cuerpo a cuerpo con cualquiera, es buena fajadora y lanza golpes directos que pueden noquear a una bancada. Esto puede gustar o no, pero Pablo Casado la ha puesto ahí, precisamente, para que sea Cayetana Álvarez de Toledo, y lo hace estupendamente. ¿Fue anteayer, al responder por enésima vez a Pablo Iglesias, más Cayetana Álvarez de Toledo que nunca? Seguramente no. Es como la poesía de Bukowski, que atrae a mucha gente en la primera adolescencia por esa forma explícita, dura y sexual de recrear el barro de vivir; pero más adelante, cuando tú también pisas ese barro, comprendes esa gran desolación, esa melancolía arrasada por la decepción y el dolor que es lo que late fuerte en el mejor realismo sucio. O esa simbología que convierte cualquier excrecencia en un lamento de eternidad. Es decir: el mejor Charles Bukowski puede aparecer, quizá, cuando es menos Bukowski que nunca -por ejemplo, en su excelente novela culturalista Pulp-; pero cuando más brilla, cuando más espectacularidad puede concretar en una frase, es cuando acomete lo que se espera de él. Algo así sucede también con Cayetana, que enhebró su mejor frase de realismo sucio político para decir, con llaneza explícita, que el padre de Pablo Iglesias fue un terrorista del FRAP.

Pero el hallazgo ha sido del propio Pablo Iglesias. En un artículo sobre Santiago Carrillo publicado en Público el 18 de septiembre de 2012, recordando su encuentro con él, escribió Iglesias lo siguiente: «La entrevista me sirvió para reafirmarme en que no estaba de acuerdo con él en muchas cosas, pero también me hizo admirarle. Créanme si les digo que siendo hijo de un militante del FRAP y habiendo militado donde milité, tiene su mérito admirar a Carrillo. Frente a Santiago descubrí que estaba ante al secretario general que condenó irremediablemente a la mediocridad a todos los secretarios generales que llegaron después. Nadie estuvo a su nivel». Más allá de que esa última afirmación encuentra su perfección en Alberto Garzón, que ha condenado IU a la desaparición, en el texto es Pablo Iglesias quien reivindica la pertenencia de su padre al FRAP. El Frente Revolucionario Antifascista y Patriota fue una banda terrorista responsable de los asesinatos de los policías Juan Antonio Fernández, Francisco Jesús Anguas, Lucio Rodríguez y Juan Ruiz, y del teniente de la Guardia Civil Antonio Pose. Parece evidente y comprobado que el padre de Pablo Iglesias no participó en ninguno de estos asesinatos. Es decir: el padre de Pablo Iglesias, Francisco Javier Iglesias, no es un asesino. Tampoco secuestró a nadie, ni participó en extorsiones. Así que no es un asesino, ni un secuestrador, ni un extorsionador, las tres tipologías habituales de la inmundicia moral del terrorismo.

Eso sí: perteneció al FRAP. No lo digo yo: lo dice su hijo. Y etimológicamente, quien pertenece a una banda terrorista, aunque sólo sea para repartir propaganda, es un terrorista. Tampoco lo digo yo: lo dice la RAE, en su definición de terrorista, acepción segunda: «Perteneciente o relativo al terrorismo». Si estuviéramos hablando de un etarra, ¿tendríamos esta duda? Una organización criminal como una banda terrorista no está compuesta solamente por los ejecutores. Son precisos movimientos previos o colaterales hacia el mismo fin que persigue el atentado, y hay otros actos igualmente delictivos, aunque menos graves. Así, en una organización terrorista, ya sea el FRAP, ETA o los Guerrilleros de Cristo Rey, no sólo se integran quienes materializan los atentados, o los secuestros, o la mierda que sea, sino que hacen falta otros individuos que participan a otros niveles: incluida, claro está, la propaganda. Y ése también es terrorista, aunque no sea un asesino. Por eso la Real Academia Española no dice «El que mata», sino, más ampliamente, «Perteneciente o relativo al terrorismo».

Así que indignación, la justa. Haberte estado calladito, en lugar de sacar pecho. Eso sí: el espectáculo parlamentario, más lamentable que nunca. Aunque, ¿a quién beneficia? Ahora revisitamos la lucha antifranquista, en vez de hablar de su gestión al frente de las residencias de ancianos.

* Escritor

Opinión

Turismo de sol y playa

Gabriel M. Pérez Alcalá

Ocupaciones

Francisco Dancausa

Dos rivales y nosotros

Manuel Valencia

Otro mosquito

José Manuel Ballesteros Pastor

Héroes

Miguel Donate Salcedo

Contracorriente

Clara Gregorio Rey

Santa Clara

Manuel Muñoz Rojo

Mujeres imprescindibles

COORDINADORA DE MUJERES DISTRITO SUR

Lectores
OPINIÓN

Mujeres imprescindibles

Aquí en el Distrito Sur, al otro lado del río, hay mujeres magníficas.Dónde ya antes de la ...

CARTA ILUSTRADA

Los árboles de Córdoba

Vengo observando durante esta primavera gran cantidad de talas y de podas en la arboleda de ...

CARTAS AL DIRECTOR

Petición al rector de la Universidad de Córdoba

Desde la plataforma ciudadana Córdoba Lucha, le pedimos su más que necesaria atención y ...

CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

 
 
2 Comentarios
02

Por Pilniak 11:29 - 31.05.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ayer Xavier Rius entrevistaba a Salvador Oliva, catedrático de literatura de la Universidad de Girona, sobre el 'procés', y hablaban de los supuestos 500 intelectuales que decía el nacionalismo. Oliva decía que no eran tantos y que no había nada más peligroso que un tonto culto, decía parafraseando a Shakespeare. En Córdoba hemos tenido nuestro propio 'procés', con escritores y poetas sin lectores, que sirven para eventos culturales que no va nadie, para colocarlos en consejos de administración de bancos que luego acaban siendo intervenidos, que un día los pone el PSOE, otro días les da un cargo el PP, y otro tienen su discurso que rezuma Vox. Con intelectuales de ese calibre tenemos una Córdoba decadente, con discursos donde se defiende la estructura 'cajasurera', la estructura de poder como cáscara sobre la gente.

01

Por gañán de Fernán Núñez 11:03 - 31.05.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Como dijo nuestro gran filósofo. D.José Ortega y Gasset. Yo, soy yo y mis circunstancias. Agregaría yo, soy yo, mis circunstancias y mi pasado. Nadie, puede borrar ninguna de estas cosas.