+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

El espejismo y el símbolo

 

Ricardo Crespo Ricardo Crespo
09/03/2018

Si uno va por el desierto, a veces puede ver un río o un lago o un charco y exclamar: ¡Agua! Si está sediento --lo que es muy probable-- se abalanzará en el líquido elemento y se dará de bruces con la ardiente arena. Esa agua es un espejismo. Puede incluso verla en un palacio entre el verde palmeral en donde brota de un manantial cristalino. Es igual. Nada de eso existe donde él lo ve. Como se sabe, el espejismo es un efecto refractario de algo que existe en otro sitio, quizás a muchos kilómetros de distancia. El espejismo esconde una verdad, no obstante. Y no hay que meterse en un desierto para comprobarlo. Vivimos mil espejismos diarios, que las cosas no son lo que parecen o como nos las cuentan.

Por poner unos ejemplos, en las áridas arenas de nuestra política parlamentaria, parece que el poder está en nuestros representantes y a ellos nos remitimos con aplausos o abucheos, siendo la verdad que son los actores del mundo económico internacional los que llevan las riendas y dirigen el cotarro. El poder existe, pues, pero está en otro lado. Se ve claro en Cs, que es un espejismo del Ibex-35 (véase su programa económico neoliberal), y a saber quiénes son los accionistas de esas empresas. El capital es global.

O fíjense en Puigdemont. Se creía que el poder de Cataluña estaba en el Parlament y luego, cuando el Art. 155 demostró que era un espejismo, se pensó que residía en Waterloo, cuando en realidad allí solo quedaba ya un símbolo. El símbolo de una derrota. El símbolo en sí no es más real que el espejismo. Remite a la cosa que simboliza y esta puede ser una falacia... ¿O es la justicia ciega? Depende, ¿verdad? El símbolo es una construcción imaginaria en todo caso, como lo es la nación o la bandera, que existe mientras que así lo quieran y puedan imponerla un número suficiente de ciudadanos. No es tanto una cuestión de razón como de voluntad y poder. La declaración de independencia de Cataluña fue un acto simbólico, dicen ahora los del procés y la DUI, cuando no pueden consumarla. Cataluña no es un espejismo, pero la nación catalana habita en la utopía.

El traer aquí a Cataluña y a Cs no es capricho. Ambos se retroalimentan. Cs no existiría en su versión actual sin el independentismo republicano catalán, que para eso ya estaban el PP o los nacionalistas integrados. Entendámonos. Según las encuestas, en el próximo futuro, Cs será un espejismo del cambio y el PP el símbolo de la corrupción. O sea, una reestructuración de la derecha.

* Comentarista político

Opinión

Tontuna

Miguel Ranchal

Córdoba y la revolución de 1868

José Luis Casas Sánchez

Al final, la vida

Alberto Díaz-Villaseñor

¿En manos de quién estamos?

Antonio J. Mialdea Baena

La Córdoba vacía: la Sierra

Antonio González Carrillo

La cacería

Isabel Agüera

Los acosos a Doña Cristina

MIGUEL ÁNGEL LOMA / SEVILLA

Partituras al aire

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

González & Aznar

Ambos expresidentes han reconocido en una entrevista estar orgullosos del régimen del 78 y de todo ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Los acosos a Doña Cristina

Cuando las sentencias judiciales tocan asuntos ordinarios e incluso groseros de la vida callejera, ...

CARTAS AL DIRECTOR / RECUERDO DE LOS 90

El acoso suena menos que el parapente

El pasado 28/8 aparece una carta al director con foto de un parapente, en el Diario CÓRDOBA. El ...

CARTA ILUSTRADA

Sobre la Mezquita-Catedral

Voy a opinar en nombre de muchos cordobeses que estamos viendo, alarmados y hartos, el uso y abuso ...