+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

Ermitaños tecnológicos

 

Ermitaños tecnológicos -

Isabel Llanos López Isabel Llanos López
09/06/2019

Es frecuente mirar con pavor la paja en el ojo ajeno y escandalizarse por ella. Casi es lo que nos sucede hoy cuando contemplamos, con estupor y casi mofa, a los modernos anacoretas, cenobitas y ermitaños, que vienen amparados por la tecnología como medio de supervivencia y religión. Si antes se recluían en cuevas y montañas, ahora se hace en la soledad más escabrosa, la que se tiene «en el desierto de gente» que cantaban Los Rodríguez, y que se circunscribe a las urbes más pobladas del planeta.

Los hikikomoris japoneses llamaron la atención sobre un fenómeno que se extiende silenciosamente y de manera exponencial en las sociedades más acomodadas, en cuanto de acceso a las tecnologías de la comunicación y la información, y, hay que reconocerlo, la garantía de supervivencia fisiológica que no exige la implicación del tiempo personal para conseguir víveres. Si se vincula a un trastorno evitativo y a la intolerancia a la frustración, es fácil reconocerlo en el amparo que las redes sociales y plataformas de contacto ofrecen para eludir el rechazo y proyectar los anhelos, deseos y carencias en alias o avatares que posean las cualidades idealizadas para el usuario.

Así, resulta mucho más placentero y menos decepcionante dedicar varias horas al día a chatear imbuidos en la piel de quijotes y dulcineas y, según venga la cosa, dar la callada por respuesta a modo de bloqueo --ya se sabe, las reacciones instintivas al estrés: huida, ataque o evitación--, poner excusas en vez de afrontar (no eres tú, soy yo) o convertirse en un troll perseguidor, muchas veces amparado en el anonimato. Y no digo ya si, en modo venganza, uno se pone a difundir vídeos o fakes sin ser consciente de la gravedad de las posibles consecuencias, como hemos vivido recientemente.

La mayoría de los niños de hoy prefieren la tableta, los videojuegos o el móvil antes que jugar en pandilla, perdiéndose etapas clave de aprendizaje para el establecimiento de las relaciones humanas. Con nuestros precedentes, no cuesta demasiado imaginarse el futuro.

* Periodista y experta en seguridad

Opinión

«El Córdoba somos nosotros»

Manuel Fernández

Lista negra

Joaquín Pérez Azaústre

Y Putin sigue...

José Manuel Cuenca Toribio

Fullería o coherencia

Miguel Valcárcel

Obreros de la toga

Francisco García-Calabrés Cobo

Lectores
CARTA ILUSTRADA

De enemigos a amigos

Visto lo visto, entre Pedro y Pablo, después de todos los tejemanejes tras la moción de censura, ...

CARTAS AL DIRECTOR / ELECCIONES GENERALES

Pirómano progresista

Con cara compungida dice ahora que sí habrá gobierno de coalición. Pudo hacerlo hace siete meses ...

CARTAS AL DIRECTOR / PREACUERDO DE GOBIERNO

Llega Xipras. Europa, sálvanos

¿Por qué ha caído Albert Rivera de 57 escaños a 10? Porque estuvo seis meses pudiendo posibilitar ...

CARTAS AL DIRECTOR / EN EL DÍA DE LAS ELECCIONES

El amigo Nicolás

Nuestro amigo Nicolás tiene 93 años. Trabajó en el campo desde muy joven. Después, huyendo de la ...