+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La razón manda

Divorcio a la italiana

 

Divorcio a la italiana -

Carmelo Casaño Carmelo Casaño
18/07/2019

Cada vez está más nítido que la política española se está «italianizando» a marchas forzadas. Y eso es una mala noticia. En estas vísperas parlamentarias todo se encuentra tan oscuro como boca de lobo, con la ciudadanía hasta el moño de tanto disparate y los partidos declarándose intérpretes infalibles de la voluntad popular, pero arrimando el ascua a su sardina.

En nuestra sencilla opinión lo que, implícitamente, desearon los electores fue un entendimiento entre PSOE y Ciudadanos. Idea que sostenemos en el hecho de que en los comicios generales ambos fueron los dos únicos partidos que ganaron votos y escaños. Los otros resultaron ampliamente perdedores.

Ahora bien, el sobredicho entendimiento, pacto o coalición de ganadores se frustró antes de nacer, llegándose a la puerilidad ineducada de Rivera, que hasta desdeñó verse con Sánchez. Conducta que, por sí sola, puede llevarnos a la repetición electoral, pues se ha demostrado, por activa y por pasiva, que la collera entre Sánchez e Iglesias, aireada por Ciudadanos como dogma infalible, era una falsedad garrafal, un puro embeleco fabricado para justificar sus incomprensibles acercamientos a los neofranquistas de Vox. Proximidad inconcebible en la Europa que abomina del fascismo, del nazismo y de los totalitarismos belicosos.

Si nuestros representantes fueran tan cautos como razonables, el PP, sin dejar de ser lo que ha sido desde su fundación, podría mostrar el sentido de Estado, del que tanto alardea, absteniéndose, con el exclusivo objeto de facilitar una gobernabilidad que, en todo caso, se presienta complicada. Pero nos maliciamos que seguirá establecido en la negativa, mientras acusan a Sánchez de ser un incompetente irresponsable que no sabe pactar. Ahora bien, anticipando, por si las moscas, que también será irresponsable si lo efectúa con Podemos y soberanistas. Situación esperpéntica que nos lleva a considerar que, con esas ideas de Casado, a Sánchez solo le queda, para ser investido, pactar con el Espíritu Santo.

Los cordobeses, ante situaciones de esta índole, solemos asegurar que su protagonista o está pirado o tiene más cara que el santo de La Rambla.

En el presente momento, tampoco podemos olvidar que, en el embrollo, Iglesias, sin renunciar a su básica altanería ni a su menosprecio socialista, que tanto se parece al que profesaba Anguita, ha sido una pieza fundamental del fiasco al mantener unos deseos ministeriales que son el único salvavidas que le queda al naufrago a punto de ahogarse.

En fin, este divorcio a la italiana, quizás nos lleve a repetir unas costosas -financiera y políticamente- elecciones que es muy posible que, en medio del cabreo general, agraven el problema.

* Escritor

Opinión

Zapatero a tus zapatos

Juan M. Niza

¿Y ‘Ciutadans’?

Marcos Santiago Cortés

El estadio de El Arcángel

Francisco Dancausa

La guasa de los whatsapp

Isabel Agüera

Parálisis planetaria

Nerea Vadillo

Leones

Miguel Ranchal

Obituarios de un presidente

José Luis Casas Sánchez

Ahorrar con la eutanasia

Silvia Cóppulo

Lectores
VIVIENDA

Los desplazados

Todavía en Córdoba se puede comprar un piso o alquilarlo. Sin grandes exigencias si no tienes una ...

POBREZA

El cuarto mundo de España

El 30 de enero se publicó que el FMI alertaba de que el gasto social en España se dirigía más a ...

POBREZA

La ONU nos quiere pobres

Mandan como relator a nuestro país al señor Philip Aston, australiano, alto, buen porte, con pinta ...

nuevas iniciativas

Felicitación al Ayuntamiento

Aunque con retraso, permitirme que felicite a nuestra Corporación Municipal por la programación ...

   
1 Comentario
01

Por Juan Gutiérrez 11:23 - 18.07.2019

Érase una vez un país que tenía un líder tan activo que se alpotronó en su escaño y se encestó en decirle que no es no al don Tancredo de turno; confiaba tanto en que la fruta estaba madura para él que, a pesar de que los mismos suyos le decían que, al menos, se callara y dejara al otro que se sentara en el sillón y luego le pusiera muchas pegas en favor de la nación; pero él erre que no es no, tanto es así que los suyos lo tuvieron que quitar de en medio con unos modos no gratos para nadie. Y así, aquel llamado Tancredo pudo llegar a la poltrona máxima del poder. Pero nuestro líder no se arredró. Cogió su coche, se pateó el país, recuperó el liderazgo y llegó a la poltrona mayor. Pero, ¡ay¡, para permanecer en ella necesita que nadie le diga que no es no como hacen unos ciudadanos con voz y voto en el congreso que solo hacen repetir su propuesta hecha doctrina . ¡Qué malos y qué mal educados son esos ciudadanos del no es no¡ ¡Qué egoístas esos que le dicen: podemos darte el voto, pero a cambio nos tendrás que dar alguna prebenda¡ ¡Qué poco sentido de Estado tienen esos del pueblo que no dan su brazo a torcer¡ ¿Cómo no se dan cuenta de lo guapo que es nuestro líder - se dicen los suyos - y le dan el sí es sí o al menos se callan y dejan que corte las orejas sin tener que recurrir al sobrero? Esto es lo que hay. Y no me gusta.