+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Sin tinta

Mi diario del coronavirus en Córdoba, día 62: Pura poesía

 

Foto de archivo (cómo no) de viajeros con maletas ante la estación de ADIF en Córdoba. -

María Olmo María Olmo
06/06/2020

Decía la periodista Lola Ester: «Lo primero que voy a hacer cuando me dejen salir de casa es no salir de casa». Algo similar escribía la abogada Magdalena Entrenas en su artículo del viernes, y esas reflexiones me sirven después de escuchar al presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, autorizar la movilidad entre provincias andaluzas a partir del lunes.

Ya he visto a dos, aquí en Córdoba, sin mascarillas, saludarse así:

-¡Hombre, cuánto tiempo! ¿Tú no tienes el virus, verdad?

-Ja, ja, ja, claro que no.

Ea. Y a continuación, tras esta constatación científica, se dieron un abrazo con palmadas en la espalda.

Anoche mismo, me dice la joven S. que estaba sentada con un grupo de amigos y llegó una conocida:

-»Pues yo a ti te voy a dar dos besos», le dijo a una.

Y se los zampó. Todo el que haya salido a la calle ha visto a jóvenes, y no tan jóvenes, besándose y abrazándose, y yendo en grupo apretado. Y es comprensible, el confinamiento ha sido duro para la energía juvenil, pero seguro que esas personas tendrán familiares mayores o de grupos de riesgo, y pueden llevar a su casa un alien indeseado. Un poco de sensatez, que el virus no se ha marchado, y si te toca, te tocó.

Por eso dan ganas de decir: ahora que puedo salir, pues no salgo, aunque, claro, no lo haré. Y probablemente quedaré como un bute ante la gente que no se ha enterado -quizá porque estaba viendo los vídeos del balconing de Colacao- de que la infección por covid-19 ha matado ya a muchos miles de seres humanos en España y sigue siendo peligrosa.

Al escuchar a Juanma Moreno, que se ha dejado llevar por una feliz vena poética al decirnos que desde el lunes podremos hermanarnos con Cádiz y pasear por Granada, y que nos ha dibujado un bello panorama de andaluces saliendo juntos de la crisis sanitaria, hay también que prestar atención al colofón de su discurso, en el que nos pide prudencia, cumplimiento de las medidas de alejamiento social (otra expresión nueva del coronavirus), etc., y advierte de que si no sale bien la experiencia podemos volver al confinamiento. Ojalá no. Yo, por mi parte, me muero de envidia ante las amigas y amigos que ya están haciendo las maletas para irse a Málaga y a las playas de Cádiz. Eso sí que es pura poesía. 

Temas relacionados
 
Opinión

Caballerizas

Magdalena Entrenas

Pablo y el vicepresidente

Miguel Aguilar

Contar las olas

Juan Gaitán

Nacional populismo

Francisco García-Calabrés Cobo

Quién quiere ser popular

Mónica Vázquez

Modelos de mujer

Rosa Luque

Mayores niñatos

José Manuel Ballesteros Pastor

Lazarillo

Miguel Donate Salcedo

Lectores
CARTAS

Bebés abandonados

Dónde hemos ido a parar

CARTAS

Conocimiento veraz

Si nos quitan la cultura, la historia y la libertad ¿Qué seremos?

CARTA ILUSTRADA

Sobre la cruz de Aguilar

Algunos políticos creen tener el derecho de criminalizar las creencias privadas y las públicas, ...

CARTA ILUSTRADA

Despedida a Juan Antonio Díaz

Escribo emocionado por la pérdida de este gran amigo y actor, Juan Antonio Díaz Recasens. Nada ...