+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TRIBUNA LIBRE

Desarme nuclear ¡ya!

 

Desarme nuclear ¡ya! -

La amenaza nuclear no ha desaparecido, si acaso ha aumentado. No lo digo yo, son palabras de Theresa May, que el mes pasado, en su primera intervención ante el Parlamento británico como primera ministra del país, ha defendido la necesidad de que el Reino Unido mantenga su lugar destacado entre las potencias nucleares, citando a Rusia y Corea del Norte para justificar la renovación de una «fuerza disuasoria nuclear como deber moral para con los aliados y frente a los enemigos». Con estos argumentos ha conseguido que, en medio del escenario de recortes y austeridad pintado como consecuencia del brexit, el Parlamento apruebe una inversión de 40.000 millones de libras para sustituir el sistema de submarinos de la Armada Real Británica. Un peculiar dispositivo que tiene su base en Escocia pero que, desde 1969 patrulla los mares cargado de misiles atómicos bajo el principio denominado «destrucción mutua asegurada»: aunque todas las defensas del país o la propia Gran Bretaña hubiesen sido destruidas, el submarino de guardia podría responder con un ataque catastrófico al agresor. De hecho, cada submarino tiene una caja fuerte con una carta sellada y firmada por la primera ministra con instrucciones sobre cómo proceder en caso de que el gobierno no esté en condiciones de dar órdenes.

Precisamente, hace unas semanas tuvimos noticias de uno de estos submarinos porque chocó con un buque mercante en aguas del Estrecho de Gibraltar, muy cerca de la Bahía de Algeciras. Según las escasas informaciones que tuvimos del suceso, el submarino de la clase Astute es uno de los más grandes, modernos y avanzados de la Royal Navy, pesa 7.400 toneladas, está equipado con torpedos y misiles Tomahawks y cuesta unos 1.200 millones de euros. Según presumen, está dotado de sistemas sensores muy sofisticados para moverse bajo las aguas... ¡pero chocó! Colisionó accidentalmente con un carguero que navegaba por la zona. Las autoridades británicas se han limitado a pedir disculpas e informar de que el reactor nuclear del sumergible no sufrió daños y no hay ningún riesgo. Hace unos días salió desde Gibraltar hasta el Reino Unido para ser reparado. Nunca conoceremos qué ha sucedido realmente y cuánta radiactividad ha diseminado por las costas gaditanas.

Porque la experiencia histórica de más de siete décadas nos ha enseñado una certeza: tratándose de energía nuclear, suceda lo que suceda y sea el país que sea, siempre nos engañan o nos ocultan la verdad. Así el oscurantismo y falsedades que han rodeado el despliegue del arsenal nuclear y de las pruebas realizadas con armas atómicas en distintos lugares del mundo. Así lo sufrimos en las playas almerienses con las cuatro bombas atómicas que cayeron de un avión estadounidense en 1966 sobre la localidad de Palomares repartiendo por los alrededores sus nueve kilos de combustible nuclear altamente radiactivo. Han transcurrido 50 años y no acaban de revelarse los informes completos del incidente ni se ha terminado de descontaminar la zona. Los ejemplos de cómo las autoridades correspondientes gestionaron los accidentes de Chernóbil y Fukushima o el Gobierno español las numerosas averías de nuestras obsoletas centrales nucleares, son otras tantas muestras de opacidad y ocultamiento a la población. Sin ir más lejos, la instalación y sucesivas ampliaciones del cementerio nuclear de El Cabril en el municipio cordobés de Hornachuelos, muestran una constante política de hechos consumados e informaciones sistemáticamente sesgadas a la opinión pública.

Por ello, en el convulso periodo histórico que atravesamos, mantener el arsenal nuclear es un riesgo que la humanidad no puede seguir permitiéndose. Los dirigentes más poderosos perseveran en sentido contrario: Estados Unidos acaba de anunciar planes para renovar sus misiles nucleares intercontinentales, China, India y otras potencias siguen el mismo camino. Solo la movilización decidida de los pueblos puede frenar esta alocada carrera hacia el exterminio. En el aniversario de las masacres provocadas por los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki, hemos de proclamar con firmeza que la única solución frente a la amenaza de las armas nucleares es un tratado mundial para su prohibición y total desaparición. H

* Coportavoz provincial de Equo

Opinión

La igualdad en el ser

Mercedes Valverde Abril

‘Tujatane’

Federico Roca

Bumerán

Magdalena Entrenas

El doble rasero

Luis M. Alonso

Verano del 20

Rosa Luque

Informe médico económico

Gabriel M. Pérez Alcalá

En el interior

Manuel Muñoz Rojo

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...

 
 
2 Comentarios
02

Por G.Pedros 11:22 - 06.08.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El caso de la India es paradigmático en este sentido. Los comerciales de la energía nuclear ya han encontrado “oro” en la India donde viven 300 millones de personas por debajo del umbral de la pobreza, establecido en 2 dólares diarios por las Naciones Unidas, pero que además es el mercado nuclear más grande del mundo. Increiblemente, en un país que no puede pagar agua ni saneamiento, y mucho menos la educación básica y la atención primaria. La venta de reactores y equipos (sin contar el suministro de combustible) podría superar los 175 millones de dólares en los próximos veinte años. Todos estos países pobres y emergentes pueden convertirse en poseedores de armas nucleares y conseguir llegar al estatus que da el poseer armas nucleares.

01

Por G.Pedros 11:20 - 06.08.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¿Cuándo se inaugura el primer reactor nuclear de uso civil en el mundo? En Octubre de 1956 en un pueblo gris del Norte de Inglaterra su graciosa majestad la reina Isabel II inaugura el primer reactor. Se explicita el verdadero objetivo real de la central en el discurso posterior: “Cardel Hall se construyó porque era necesario obtener más Plutonio para uso militar y como un experimento para investigar la producción de energía eléctrica” Dicho de otra forma, Gran Bretaña desarrolló la energía nuclear para producir material para armas atómicas; la electricidad era tan solo un subproducto útil.