+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Posible SPAM

Cambio climático

 

Cambio climático -

Manuel Fernández Manuel Fernández
07/06/2019

Los niños han manifestado su preocupación en las calles por el cambio climático y la organización Asaja ha alertado de la falta de pastos en las explotaciones agrarias de la Sierra, Guadiato y Pedroches por la sequía y las altas temperaturas de las últimas semanas. Aquellas siestas calurosas de nuestra infancia, que vivíamos encerrados en casa jugando a los indios o haciendo de albañiles en el corral hasta que los padres levantasen el diario «castigo» no deberían ser tan abrasadoras como estas porque yo no me acuerdo de que protestáramos contra el calor. Eran, sí, una soledad como la madrugada por donde solamente caminaban el hombre del saco y los «descarriados». Quizá por eso ahora, después de haber vivido una Feria sin una gota de lluvia donde el sol te abrasaba y alteraba la decisión de salir al Real, me he dado cuenta en Torrecampo de que el calor siempre ha sido cosa de mayores. El domingo al mediodía, camino de la Virgen de Veredas, a siete kilómetros de Torrecampo, solamente saludé a un ciclista que terminaba la aventura de pedalear contra el cambio climático viniendo de la ermita, una soledad de pastos secos. Luego, en el santuario de la Virgen de Gracia, donde Juana Castro recibió el Premio Solienses, el ambiente era pura historia y belleza de la comarca. Pero al salir era como si abandonases el asilo en sagrado que la Iglesia ha prestado desde siempre a los perseguidos por la justicia --en este caso de frescor-- y te expusieses al ardiente tormento abrasador de algo parecido al infierno. Todavía no eran las dos de la tarde y fuera del amparo que los libros, la música y la cultura te proporcionaban en la ermita de la Virgen de Gracia, contemplabas desde la cima una especie de valle tórrido donde el calor estaba empezando a mostrar el cambio climático, contra el que protestan ya los niños de ahora. A la llegada a Córdoba, sobre las seis de la tarde, la ciudad eran cuarenta grados y las calles una soledad de resaca de Feria, donde no corría ni el aire. Quizá por eso los mayores, en su día, los que tenían posibles sobre todo, miraban para el mar y se iban a Fuengirola, a ponerse calzón corto. Pero a su tiempo, no en la Feria de mayo, que todavía faltaba el final de curso. El cambio climático debe ser que algo está borrando las estaciones y que el sol abrasador y la lluvia que inunda aparecen como en un sorteo. Algo que siempre ha ocurrido en otros países que no son España, adelantados hasta en el cambio climático. En mis veranos (de trabajador) en Alemania cada mañana tenía que mirar por la ventana para ver qué tiempo hacía ese día. A veces me tenía que vestir con botas e impermeable. Casi lo que empezamos a hacer ya en España.

Opinión

Mascarillas

Francisco Dancausa

Poder por el poder

Miguel Valcárcel

Antonio el de ‘La Zúa’

Marcos Santiago Cortés

El turista occipital

Miguel Ranchal

El primer café...

Antonio J. Mialdea Baena

Kropotkin

José Luis Casas Sánchez

Medicina eclesiástica

Alberto Díaz-Villaseñor

Celebrar la vida

Lola Alonso del Pozo

Re-Mi-Do-Do-Sol

Carlos Miraz

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

CARTAS AL DIRECTOR

Al doctor Juan Ballesteros Rodríguez

Muy querido don Juan: Sé que entiende lo que pasó ayer por mi cabeza, cuando leí su comunicado en ...

CARTAS AL DIRECTOR

Hoy hemos tenido un sueño

Hola familias, hoy hemos tenido un sueño. Nuestro reloj ha sonado como cada mañana. Hemos tomado ...

CARTAS AL DIRECTOR

Los grandes olvidados del covid-19

La pandemia del coronavirus marcará un antes y un después en la historia de España y en los ...