+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Colaboración

Los buenos censores

 

Carmen Domingo Carmen Domingo
11/01/2020

La primera vez que oí hablar de los «lectores de sensibilidad», una profesión que, contratada o requerida por editoriales, agencias o los propios autores, consiste en determinar si un colectivo social aparece representado de un modo ofensivo en un libro, recordé Memorias de mis putas tristes, la última novela de García Márquez, y las reacciones que suscitó.

De haber dejado el libro del premio Nobel en sus manos, pensé, ¿hubieran evitado o enmendado la publicación de la historia del anciano periodista y la niña de clase obrera que vende su virginidad para ayudar a su familia? ¿O, por lo contrario, habrían pensado en mantenerla porque daba más dinero por la publicidad que supondría la polémica?

En la historia, iglesia, burguesía, realeza, dictadores, editores y hasta los directores de bibliotecas se han empleado a fondo en prohibir, por sus contenidos, cientos de títulos y lo han conseguido en no pocas ocasiones.

¿Se habría publicado la Lolita de Nabokov de haber «metido mano» algún «lector de sensibilidad»?

Puede ser.

En la actualidad, está claro que la inclusividad es una tendencia al alza y de ahí el nacimiento de esta nueva figura que busca, no solo señalar lo «políticamente correcto», sino también, y sobre todo, el lado económico, facilitar las ventas y evitar los posibles boicots que podrían arruinar una inversión editorial si un colectivo se siente aludido.

¿Debería la literatura preocuparse por la sensibilidad de cada lector? ¿Le damos alas a la censura? ¿Les preocupa a los autores ser acusados de sexismo, racismo u homofobia? ¿O por el contrario lo utilizan? Dependerá del autor, pero, sobre todo, del público al que se dirija y de los resultados económicos y la publicidad que espera conseguir.

Lo más peligroso de nuestra época es el imperio de lo políticamente correcto, porque es el preludio de la muerte del pensamiento, pero no es menos cierto que no hace falta ser ballena para escribir Moby Dick. ¿Deberíamos, entonces, dejar que nos impongan los contenidos de nuestras obras?

* Escritora

Opinión

Machado

Manuel Muñoz Rojo

Un reto de ciudad (y 2)

Desiderio Vaquerizo

El tiempo prestado

Miguel Donate Salcedo

Enfermeras

María Olmo

Autonomía, autonosuya

José Manuel Ballesteros Pastor

Sucedió hace 40 años

José Javier Rodríguez Alcaide

Pin parental, familia y educación sexual

José Antonio López García

23F

Francisco Dancausa

Lectores
cartas

Más sobre vacunas: La no vacunación de los mutualistas funcionarios

Hemos llamado repetidamente a esa delegación solicitando que nos detallen por qué mi madre de 91 ...

CARTAS

Más pobreza: Llamada al corazón

No sé si es una experiencia general pero --desde que empezó la pandemia-- me preguntan muchas más ...

CARTA

Alimentos andaluces: Tirar piedras a su tejado

Entre la variopinta composición del Gobierno de España, hay un andaluz, de Málaga por mas señas, ...

CARTAS

Vacunación: «Lo público»

Pocas veces se reconocen los méritos de «lo público». Hoy yo quiero hacerlo, diciendo en voz alta ...