+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Hoy

Azahar

 

Descansemos un momento de este tumor nacionalista, que aún no hemos conseguido extirpar en nuestra historia; esta aberración en nuestra genética de convivencia, que reproduce una y otra vez su estúpida verruga, y nos pica y nos pica, tentándonos una y otra vez con el placer de rascarnos y rascarnos hasta volver a desollarnos, y por más que nos rasquemos, no logremos liberarnos de este vicio en las uñas y en el ego. Descansemos de otra campaña electoral y todo su tinglado que promueve la comedia tan manida de qué harán con nuestra voz y nuestras esperanzas. Descansemos el alma de zozobras y melancolías. Viene de nuevo abril con su azahar. El Misterioso Jardinero, un año más, pasa por nuestras calles su aliento imperceptible, y un año más los naranjos han respondido formando sus florecillas blancas. Es el azahar; hasta su nombre evoca no sé qué mágicos jardines, palacios, mundos donde la belleza y la ternura no conocen el adiós de envejecer ni marchitarse. Es ese humilde pezón; una noche nos abre su perfume en una lluvia de pétalos por la brisa. Las calles se vuelven novias que pasan con sus velos blancos, nos llaman, nos acarician, nos sonríen. Algo en lo profundo de nuestro corazón nos susurra que aún es posible regresar a la inocencia, que poseemos un fondo, tantas veces olvidado, leve, imperceptible, de poder alzar la mano, coger una flor y olerla y regalarla. La vida se encuentra en cada ser humano y le pertenece y nos pertenece a todos. Se aparean los gorriones entre las hojas nuevas; rumorea una fuente en el frescor del mármol; el cielo, en su azul, prepara la Pascua de Resurrección, y mayo vendrá con su cortejo de rosas y alhelíes, verdor de hiedra, buganvillas, jazmines, claveles, albahaca; y geranios, ¡tantos geranios! Nació el amor en novios nuevos. ¡Quién se acuerda ya de los pálidos fríos del invierno, sus nieblas apagando los naranjos, la tristeza de temer que la vida tal vez no regresase más! Todo fue cansancio. Ahora tenemos que vivir nuestro tiempo: ese regalo que la naturaleza nos hace a los humildes, a los que no poseemos más riqueza que sentir, soñar, correr tras un anhelo, una emoción, y la debilidad de no disimular una sonrisa o una lágrima, y el amor de entender la muerte como la manera más maravillosa de dar la vida a otros.

* Escritor

Opinión

Póngase la mascarilla

José Antonio López García

La guerra comercial de EEUU

Manuel Valencia

'Fake'

Carmen Martínez-Fortún

Los argentinos y Maradona

Joaquín Pérez Azaústre

Diga adiós a Maradona

Ricardo Crespo

Quim Torra: inútil

Emma Riverola

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Familias pobres sin recursos

En esta situación de emergencia social por la pandemia, muchas familias de nuestros barrios, se ...

CARTAS AL DIRECTOR

El opio del pueblo

El fútbol no es un deporte, sino una religión. Si con la que está cayendo en todos los sentidos y ...

CARTAS AL DIRECTOR

Colegios

Es una vieja aspiración de la izquierda el que desaparezcan los colegios concertados. Ya por el ...

CARTAS AL DIRECTOR

Agricultura ignora el 25-N

Un año más quiero mostrar la gran decepción que siento ante la actitud de la Delegación de ...