+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Colaboración

Arte y belleza como oasis

 

Clara Gregorio Rey Clara Gregorio Rey
03/06/2020

No me gusta cómo está el mundo en estos momentos, ver a la gente con mascarillas, sin abrazarse, tocarse o besarse por miedo sobre todo a ser denunciado social o policialmente, escuchar las mentiras descaradas y sin ningún pudor de los que gobiernan, los extremismos ideológicos ni los discursos que los potencian, la censura inquisidora, la ceguera de una sociedad adormecida o drogada, manipulada a base de miedo y axiomas repetidos sin cesar para que acepte lo que tendría que ser inconcebible, ver negocios cerrados o mal funcionando en un último intento de sobrevivir tal que músicos del Titanic justo antes del hundimiento, la docilidad con que se aceptan las normas sin cuestionarse su razón de ser, el no rebelarse ni sentir siquiera desazón ante lo que va antinatura, la incertidumbre y miedo al futuro en el que se nos ha sumergido, el distanciamiento y la dificultad en tener una vida social, familiar o relacional sana y, como si fuera poco, saber que todo esto pasará a ser eso que quieren llamar «Nueva normalidad», y no como causa o consecuencia de un virus sino con la excusa del mismo.

Me ahogo con la mascarilla y sin ella ante todo lo expuesto, me provoca ansiedad, incredulidad. Me despierto todas las mañanas diciéndome que nada de esto puede estar pasando, que es solo una horrible pesadilla. Salgo a la calle y mi cabeza no cesa en hacer un movimiento de negación, de provocarme vergüenza propia y más que nada ajena, que hace que me den ganas de gritar para que la sociedad despierte, se quite la venda y grite conmigo «¡Basta ya!».

Y ante toda esa impotencia, esa pestilencia que me envenena, busco refugio en el arte y en la belleza, pero no en la abstracta, sino la más real y auténtica, para convencerme de que, a pesar de todo, siguen quedando cosas y almas hermosas en el mundo capaces de emocionarme, de llenarme de paz y esperanza. Sí, aún las hay si observas bien, si le pones tus cinco sentidos y alguno más en ello. Están en lo más sencillo o lo que fue creado con humildad y autenticidad, en un retrato, en una fotografía, en un paisaje, en la mirada de los niños y los ancianos, en unos acordes, en un poema o una novela, en esas películas con mensaje, en el sonido de una risa, en una buena conversación con una copa de vino y a veces, tan solo, en el silencio más absoluto.

* Escritora y consultora de inteligencia emocional. Autora de ‘Jodidas pero contentas’

Opinión

Pato cojo

Ricardo Rivera Pereira

'Assassination Classroom'

Antonio Bueno Armijo

In memoriam

Federico Roca

Las cofradías cordobesas del siglo XXI

Julián Hurtado de Molina

Alerta Roja Eventos

Joaquín Pérez Azaústre

El gran cine nunca se va

Pedro de Silva

Un respiro

Joaquín Pérez Azaústre

Lectores
FELICITACIÓN

A la Legión, en su centenario

No me pasan inadvertidos los cien primeros años de la Legión, un cuerpo del ejército español ...

MANTENIMIENTO

Parque Cruz Conde

Llevo más de 2o años visitando todos los días (o casi todos) este paraíso de Córdoba. En general ...

DEPORTE EN EL BARRIO

Skatepark Arroyo del Moro

Querido alcalde de Córdoba: Soy Enrique, tengo 12 años y vivo en la zona de Arroyo del Moro. Le ...

SOCIEDAD

Se nos fue Pelagio

¡Un auténtico mazazo cuando mi hija me comunicaba por teléfono que Pelagio Forcada se había ...