+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

AHORA TOCA LIMPIAR LA RIBERA DE 'LA NIÑA'

 

MIGUEL ANGEL Entrenas
24/11/2013

Nuestro paisano mas ilustre, D. Luis, describía la ciudad como un ¡Oh excelso muro, oh torres coronadasde honor, de majestad, de gallardía!

¡Oh gran río, gran rey de Andalucía,de arenas nobles, ya que no doradas!

Ese gran río, que hoy y desde hace muchos años, sigue siendo el gran olvidado por los ciudadanos pese a las últimas mejoras realizadas, seguimos necesitando recuperar para todos y para la ciudad de Córdoba las riberas de nuestro río Guadalquivir, deterioradas por los efectos de las últimas inundaciones.

El gran rey de Andalucía, el cordobés, el sevillano y que al final de su recorrido da vida a Doñana, la reserva natural más espectacular de Europa, tiene otro valor además del ecológico, y es que forma parte del entorno histórico artístico de Córdoba

Los cordobeses aún no olvidamos las viejas barcas que cruzaban el río desde el embarcadero (¿dónde está y cómo está en la actualidad?), la memoria no es tan frágil, ahora parece imposible imaginarse aquellas obras que duraron más de cuatro años donde se rebajó su cota hasta el nivel original del río, desbrozando todo aquel hormigón de la muralla del río que supuestamente protegía de las inundaciones al Campo de la Verdad y todo aquel asfalto de lo que era la vieja carretera Nacional-IV, y últimamente la Puerta del Puente-, Córdoba limpió su fachada que daba al Guadalquivir y podíamos ver desde las barandillas de la ribera que Julio Romero de Torres pintó en sus cuadros, ese gran río, gran rey de Andalucía, y cómo los reflejos de los farolillos y de la Mezquita se desdibujaban al atardecer en sus aguas. Hoy ese paisaje ya no existe, hay que recurrir, como he tenido que hacer en mi último corto de La Niña de la Ribera , a los cuadros de Rafael Romero Barros, para recrear el paisaje y la vida que transcurría en sus orillas-

Gracias a la concienciación ciudadana por la lucha de su entorno se ha permitido recuperar los molinos y su integración en una red de centros de ciencia y educación medioambiental, pero que no acaba de "cuajar" entre los ciudadanos partidarios de sus valores paisajísticos, ecológicos y medioambientales, sin negar que son de primer orden, pero tampoco hay que olvidar su monumentalidad, Patrimonio de la Humanidad, y que el río forme parte de éste.

Córdoba ya limpió la fachada monumental que daba al río, ahora le toca limpiar bien su ribera.

* Cineasta. Autor del corto cinematográfico 'La Niña de la Ribera'

Opinión

Las cuentas del Consejo Europeo

Gabriel M. Pérez Alcalá

El subsuelo

Magdalena Entrenas

La hora del rey

Miguel Aguilar

No somos tan buenos

Marcos Santiago Cortés

Un final deshonroso

Joaquín Rábago

Salvar la monarquía

Francisco Dancausa

Mucho más carilla

José Manuel Ballesteros Pastor

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...

 
 
1 Comentario
01

Por izquierda = maldición 10:22 - 24.11.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La religión y después la política, han considerado de siempre la izquierda como una molestia en un "ojo". Y en nuestra ciudad con su río no ha sido una excepción, ha sido la regla. Instalación de la etnia gitana. Aunque el Campo de la Verdad y el Sector Sur (inaugurado por el mismísimo Caudillo) dieron vida nueva a esta parte, siempre ha sido màs siniestra que la otra. La ríada de 62 hizo que cambiara alfo el panorama. Se construyó un muro para ocultar lo viejo, la misería... y prometieron que se quitaría. Tardó varias décadas. A aquella gente se les llevóa las casas portàtiles y después a las Moreras, que aunque esté en la diestra tampoco se le quiere ver. Ahora, el barrio viejo se le llama Miraflores. Se tenía mucho proyectos, pero parece como si el lugar estuviese maldito. Ahora, se ve que al río no se le trata como en otros lugares. Ahora, la ciudadanía descubre que un río tiene dos riberas. Pero aquí solo se considera que hay una, la diestra, la derecha, la privilegiada. A la otra, si no està contenta, "agua (no mucha, no vaya a que haya una riada) y ajo".