+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La rueda

Abogados

 

Magdalena Entrenas Magdalena Entrenas
02/06/2017

No llevo la cuenta de las personas que se mueren de un infarto en plena efervescencia profesional, pero sí de cuantos lo hacen siendo abogados, amigos muy queridos algunos y sinceramente estimados todos porque sentirte perteneciente a un grupo da eso, que eres compañero de viaje para siempre cuando te sientes y eres abogado de verdad.

Tal vez no haga falta un profundo estudio médico-científico que relacione y enumere las causas que provocan que en esta bendita profesión se dé tanto el «ahora estás», «ahora no estás», para saber que sin duda afectan el colesterol, el tabaco, el estrés, la última copa de la tarde, el sedentarismo, etc. Pero esos estudios seguramente no añaden que existen otros factores: la tremenda soledad del abogado cuando siente que bajo su responsabilidad está en juego la libertad, la familia, el futuro, o la economía de otra persona; ese sudor frío que se instala entre la toga y tu cuerpo cuando solo depende de ti lo que le ocurra a la persona que tienes delante; las muchas noches de insomnio y las otras en que te despiertas en mitad de la nada porque encontrar el atisbo de duda o esperanza para alguien que vino a confiar en ti no te deja caer en los ansiados brazos de Morfeo; que los plazos nos agobian y de qué manera, porque además somos los únicos que los cumplimos; que los problemas de los clientes se convierten en parte de tu día a día; y que nuestra vida discurre entre el mundo de ahí afuera y el de las más íntimas y tremendas miserias humanas que conocemos entre las cuatro herméticas paredes del despacho y con las que debemos lidiar para luego dejarlas aparcadas, como si nada. ¡Quién pudiera!

Paco, el otro Paco, o mi querido Ignacio Sara... Cuando aún no me repongo de la repentina noticia de tu pérdida, sirvan estas líneas para recordar, para los que no lo sepan, que eras un buen hombre, atento y educado, una persona honesta, un buen compañero y amigo y desde luego un buen abogado. Abogado desde aquellos años en que aún sin serlo, ya defendías en la biblioteca en la que estudiabas con tu sonrisa de galán como bandera, a alguna atrevida compañera a la que le tiraban aquellas bolitas esos con los que tú andabas y con los que tanto, tan largo y tan buen camino has llevado. Todos te recordaremos siempre.

* Abogada

Opinión

Populismo

Ricardo Rivera Pereira

Rey y monarquía

Ricardo Crespo

De Troya a Buridán

Francisco García-Calabrés Cobo

Discotecas

Joaquín Pérez Azaústre

¿Por qué una monarquía?

Manuel Piedrahita

Pisos

Antonio Agredano

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...

 
 
1 Comentario
01

Por larapinta16 11:20 - 02.06.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Lo siento mucho.Un buen abogado, entrañable y muy humano.También conocí a su padre y estaban hechos d la misma" madera".Descanse en paz.