+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CARTAS AL DIRECTOR / CAMBIO CLIMÁTICO

¿Pensar en global, actuar en local?

Lo que puede hacer cada persona y lo que pueden hacer las ciudades para combatir el cambio climático

 

Eduardo Ortega Marín / Granada
12/12/2019

Hay varias medidas que todos podemos afrontar para  frenar  el cambio climático. Medidas  muy simples  pero que  veces  no cumplimos, como por ejemplo reforzar  la educación de todos en materia de  medio ambiente, creando conciencia cívica. La siguiente  medida es ahorrar energía, en nuestro hogar, o por ejemplo consumiendo menos, cogiendo menos el coche, y, cómo no, estirando o alargando la durabilidad de las  máquinas y cosas que usamos: un móvil, el coche, la ropa etc...La obsolescencia programada, de  las  máquinas, no es  ni más  ni menos que un gol contra el clima y el ahorro de energía. Coger  menos el coche en las  ciudades  e  ir  paseando es  otra  alternativa saludable, o en transporte público. Para  ello las administraciones deberían de  incentivar más  tales cuestiones, y unirse  en las actuaciones que a veces son dispersas y no coordinadas. Cambiar  los transportes públicos contaminantes a energías  alternativas, es otra solución a medio plazo. Estimular  por parte de  las   empresas  el teletrabajo en algunos casos, es  una manera  de  ahorrar  combustible, y contaminar  menos en los desplazamientos. Modificar  nuestras  pautas de  alimentación y comer más  productos  naturales  y menos  procesados (porque son más  sanos los primeros), ayuda  también a luchar a favor del medio ambiente. El aprovechar  al máximo la ropa, el calzado, y no tirar la comida  también es otra  opción de  ahorro para la economía familiar  y para  el planeta. Respetar a los animales  y a  las  plantas, y controlar  el uso de  pesticidas, así como  toda  la cadena de  producción es  una garantía  al medio ambiente. Limitar por ejemplo los usos masificados del turismo en nuestras  ciudades, costas, playas, monumentos etc.… También es  una buena  medida. Incentivar el uso del coche eléctrico, para  lo cual se  necesitan ayudas, pues  todavía estos vehículos en general son caros, y hay pocos  puntos para repostar, también es muy importante.

Eliminar  en lo posible el uso de las  botellas de plástico a nivel individual, también nos puede  llevar  a  la larga  a millones de ahorros. Unificar las legislaciones autonómicas y estatales  en sencillas  normas, para que sean  más fáciles sus exigencias  y cumplimiento también es  otra  medida. Bonificar  a los negocios o trabajos, actividades  en general que fomenten  la calidad  del medio ambiente  también es  posible. Establecer mayores  sistemas de  control, en cuanto a  ir  limitando el uso de combustibles  fósiles es otra alternativa. Fomentar actividades  sanas, la lucha  contra  el tabaquismo, el fomento de  deporte al aire  libre  y en la naturaleza también es  otro camino. Fomentar una conciencia  cívica  de  cuidado del planeta, aunque ello signifique renunciar a algunas comodidades también es necesario.

Cambiar nuestros hábitos en general, al ahorrar agua en la vivienda, ahorrar en el hogar energía, en la cocina, y en general en las actividades habituales es un gran paso. Depurar  las  aguas  residuales a  nivel local, una gran asignatura  pendiente  en España  y en Andalucía, es  urgente e inaplazable. De nada  sirve  cobrar  un canon  de depuración, si no se depura en una gran parte de los municipios. Limitar  el tamaño de  las ciudades, y mirar para ayudar a  la España vacía es  importante y es un elemento equilibrador y vertebrador del medio y del territorio. Apostar en definitiva porque sea el ser  humano lo menos agresivo posible con el Planeta que es  su casa, ese es el reto de cada día.