+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CARTAS AL DIRECTOR / PRIVATIZACIONES

No al expolio en los ayuntamientos

 

Rafael Ortiz Luque / Córdoba
10/08/2018

Ahora que está tan de moda la palabra «Patrimonio», gracias al reconocimiento por la Unesco a Medina Azahara como Patrimonio Mundial, paralelamente el gobierno de Córdoba (PSOE-IU), más los que lo apoyan (Ganemos), están participando en el «expolio» de otro patrimonio, el del Ayuntamiento de Córdoba. Esto está sucediendo en toda España, ahora aquí en Córdoba. Privatizando todos los servicios municipales, y digo municipales y no públicos, porque la palabra público, muy astutamente, se han adueñado los políticos de ella.

Privatizan todos los «servicios municipales», y usan empresitas públicas, agencias públicas, o sinónimos parecidos, para poder «privatizar» y usando el escudo de la palabra público para poder defender que no es «privatizar», cuando sí lo es, usando estas empresas como cortinas para reducir el impacto que pueda tener de cara la ciudadanía. Se van a perder «servicios municipales», que han estado tantos años al servicio de los ciudadanos, para sustituirlos por empresitas públicas que elevan su coste para el ciudadano, ya que estos servicios siendo «municipales» son de menor coste, perdiéndose un patrimonio histórico en todos los ayuntamientos de España, así como en el caso de Córdoba.

Promocionando la desigualdad y precariedad entre los trabajadores, ya que van a absorber trabajadores de las «empresas privadas» de don Florentino Pérez, con salarios precarios y condiciones laborales desfavorables, para introducirlos en Sadeco, por la cara creando desigualdades en derechos laborales y salariales.

Agradecer a las personas que le hayan dedicado unos minutos de su tiempo a leer este artículo con la ilusión de que a alguien, al leerlo, se le remueva la conciencia y pueda detener este expolio y acabar con las maniobras de estos políticos, para mí de nivel 0. Es una última llamada o un SOS para que quien tenga potestad para impedirlo que lo haga.

Temas relacionados