+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Los retos de la economía digital

Bruselas investiga a Amazon por el uso de datos de proveedores

La firma juega el doble rol de comerciante y de aparador para que otros vendan sus productos. La UE cree que maneja «información confidencial competitiva» de vendedores que utilizan su web

 

Almacén del gigante del comercio electrónico en Staten Island, en Nueva York. - AFP / JOHANNES EISELE

Silvia Martínez
18/07/2019

Nuevo frente de la Comisión Europea contra el gigante estadounidense del comercio electrónico, Amazon. El Ejecutivo comunitario ha abierto una investigación formal para determinar si el uso que hace la compañía de los datos sensibles de los vendedores independientes que utilizan la plataforma infringe o no las reglas de la competencia europeas.

La actuación se produce una semana después de la decisión en Francia de crear una tasa para las compañías de servicios digitales y la ofensiva del presidente estadounidense, Donald Trump, que estudia imponer aranceles contra Francia.

«Los consumidores europeos compran cada vez más en internet. El comercio electrónico ha estimulado la competencia en las ventas minoristas, ha ampliado las posibilidades de elección y ha hecho que bajen los precios», sostiene la comisaria de competencia, Margrethe Vestager.

NO SUPRIMIR VENTAJAS / La danesa, que será vicepresidenta en el próximo Ejecutivo comunitario liderado por la alemana Ursula von der Leyen, alega que Bruselas debe mantenerse vigilante y garantizar que «las grandes plataformas en línea no supriman estas ventajas adoptando un comportamiento contrario a la competencia».

«Por eso, he decidido examinar muy atentamente las prácticas comerciales de Amazon y su doble papel en tanto que lugar de venta y vendedor a fin de verificar si la empresa respeta las reglas de la competencia de la UE», insistió Vestager que, en octubre del 2017, ya decidió que la empresa debía devolver 250 millones de euros en impuestos no pagados en Luxemburgo por rebajas fiscales que los servicios de la competencia comunitarios consideraron ilegales.

Según Bruselas, la multinacional estadounidense juega un doble papel como plataforma. Por una parte vende productos en su página web en tanto que comerciante. Y, por otra, pone a disposición de vendedores independientes un lugar de venta -llamado marketplace- en el que pueden vender sus productos directamente a los consumidores. A la hora de ofrecer ese espacio a los vendedores independientes, Amazon recoge de forma permanente información sobre las actividades que realizan en la plataforma.

«INFORMACIÓN SENSIBLE» / La investigación preliminar desarrollada por los funcionarios europeos ha permitido a la Comisión llegar a la conclusión de que Amazon «utiliza información sensible desde el punto de vista de la competencia que afecta a los vendedores del marketplace, sus productos y sus transacciones». El Ejecutivo comunitario investigará ahora en profundidad si los acuerdos tipo cerrado entre Amazon y los vendedores permiten al departamento de comercio minorista del gigante de internet analizar y usar los datos de vendedores terceros. En particular, Bruselas quiere saber si el uso de esa información afecta a la competencia.

El segundo gran foco de investigación se centrará en el papel de los datos en la selección de los ganadores del carrito de la compra (buy box) y la incidencia sobre esta selección del uso por parte de Amazon de datos sensibles de los vendedores del marketplace. La buy box, explica la Comisión, aparece de manera muy visible en la web de Amazon y permite a los clientes adjuntar directamente artículos de un comerciante específico en la cesta de la compra. Así que ganar la buy box «parece esencial para los vendedores del marketplace dado que la gran mayoría de las transacciones se realizan por esta posibilidad.

10% del volumen / Si la investigación confirma las sospechas preliminares de Bruselas y las prácticas anticompetitivas, la multa podría ascender al 10% del volumen de negocio de la empresa aunque la apertura de una investigación no prejuzga el resultado. El Ejecutivo comunitario ya ha informado de su decisión al gigante de internet, que ha mostrado su disposición a colaborar.

La UE ya ha investigado a otras grandes empresas tecnológicas por prácticas abusivas.