+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

AHORA QUE ME ACUERDO (7)

Acciari, Abraham y la mano de Dios

En la temporada 2007/08 el Córdoba CF apuró al máximo todas sus opciones con la suerte para lograr una salvación que se inició en Albacete

 

Acciari avanza con la oposición de Fernando Morán, aquel 18 de mayo del 2008. - CÓRDOBA

Ignacio Luque Ignacio Luque
08/04/2020

FECHA: 18 de mayo 2008.

LUGAR: Estadio Carlos Belmonte.

PARTIDO: Albacete-Córdoba CF. Jornada 38 de Liga en Segunda División, temporada 2007/08.

LA SITUACIÓN

Situado en puestos de descenso, a dos puntos de la salvación, el Córdoba visitaba al Albacete, que igualaba a puntos con la permanencia antes de aquel choque. Restaban cinco jornadas de Liga y los blanquiverdes, comandados por José González -que había relevado a Paco Jémez-, debían sumar, al menos, ocho de los 15 puntos que aún restaban por disputarse. Si la angustia era un estado habitual en el cordobesismo, aquel final liguero puso a prueba todas las emociones y los corazones de los seguidores. Un partido a cara de perro en tierras manchegas con más de un millar de aficionados desplazados.

¿QUÉ OCURRIÓ?

Rozaba la hora de juego y el conjunto blanquiverde lograba el gol del triunfo por medio de José Luis Acciari, que se encontraba cedido por el Real Murcia. El argentino empujó el balón en el área pequeña para convertir el tanto de la victoria sobre el Albacete, entrenado entonces por el recientemente desaparecido Máximo Hernández. La fiesta blanquiverde fue apoteósica en el Carlos Belmonte. Al finalizar el encuentro se le preguntó al argentino si, como parecía desde la grada, el gol lo anotó con la mano: “Le di con el alma”, respondió Acciari entre risas.

¿QUÉ PASÓ DESPUÉS?

Con ese triunfo, el Córdoba salió de puestos de descenso, pero la lucha continuó. Ganó al Numancia en El Arcángel, perdió en El Molinón, volvió a ganar en casa ante el Racing de Ferrol y le esperaba en la última jornada la Real Sociedad, en Anoeta. El conjunto blanquiverde consiguió un empate agónico, pero debía esperar a lo que ocurriera a cientos de kilómetros de San Sebastián, en Alicante, en donde el Cádiz condenaba al Córdoba al descenso en caso de victoria. Llegó el penalti en el minuto 96 y el lanzamiento de Abraham Paz, que estaba en conversaciones con el club blanquiverde para firmar las siguientes temporadas. Abraham lo falló, no vistió nunca la blanquiverde y la “mano de Dios” argentina vivió su particular partido con el Córdoba para pasar a la historia.

La marea blanquiverde, en el Carlos Belmonte, aquel 18 de mayo de 2008.

Temas relacionados
 
REDES SOCIALES

Síguenos en Twitter en @Cor_Deportes

Únete a la última hora de la información deportiva y los reportajes más destacados ...

Toda la actualidad del Córdoba C.F. en el Área Blanquiverde.

Servicios