+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EXPOSICIÓN

Reporteros sin Fronteras expone en Córdoba una muestra del "derecho a ofender"

'Un grito de libertad. 70 humoristas gráficos por la libertad de información" se puede ver hasta fin de mes en la Sala de Exposiciones Cajasur

 

El presidente de Reporteros Sin Fronteras en España, Alfonso Armada, durante la inaguración de la exposición. - Foto: EFE / RAFA ALCAIDE

Agencias
08/10/2018

En España hay una gran tradición de humorismo gráfico con una forma muy interesante de intervenir en el debate público, muy cercano a la gente, dice Alfonso Armada, presidente de Reporteros Sin Fronteras, mientras, a su espalda, hay colgados 70 ejemplos de los que él llama "el derecho a ofender".

La muestra se llama Un grito de libertad. 70 humoristas gráficos por la libertad de información, y se puede ver entre hoy y el 31 de octubre en Córdoba, adonde han llegado 70 obras realizadas especialmente para Reporteros Sin Fronteras por parte de dibujantes tan conocidos como Gallego y Rey, el Roto, Caín, LPO, Ramón, Puebla, así como con una nutrida presencia andaluza, punto fuerte de esta exposición itinerante, informa Efe.

De hecho, la principal novedad de la muestra en Córdoba es la incorporación exclusiva de nueve dibujos de humoristas gráficos andaluces -Brenes, Esteban, F. Arias, Francisco, Marrugat, Miki y Duarte, Naomi Pastor, Puy y Vic-, que se unen a las firmas andaluzas que ya formaban parte del catálogo: Art Molero, Fritz, Idígoras y Pachi, JR Mora, Juan Carlos, Lola, Nájera y Rafael Iglesias.

También debuta en la muestra el bloguero e ilustrador Ramón Nse Ebalé, que hace solo un año estaba preso "bajo supuestos falsos" en su país, Guinea Ecuatorial, a causa de sus críticas al régimen de Teodoro Obiang, y que se suma para demostrar que el humor, desgraciadamente, es "algo que en general el poder encaja mal, como si la risa fuera más corrosiva que el óxido".

A juicio de Armada, sin embargo, el humor gráfico conecta de forma muy directa con la gente, quizá porque "el dibujo tiene esta especie de falta de pretensiones y porque es una ventana que alivia de la densidad de los periódicos".

"Aunque haya viñetas que son amargas y duras, siempre invitan a observar la realidad con un punto de humor, y esta actitud de reírse un poco de todo es saludable", reflexiona Armada, quien destaca que la muestra es también "una forma de reconocer el trabajo de un sector de la profesión que no siempre está lo suficientemente reconocido".

Llega, además, en un "momento complicado" para la libertad de expresión en España, aunque no alarmante, a su juicio, si se compara "con otros países del entorno y lejanos", aunque eso no quite que considere que "la Ley Mordaza se ha aplicado de forma expeditiva" y sea "una ley innecesaria".

Todo ello se mezcla, según su relato, con otros problemas que afectan hoy a las democracias liberales, como la desinformación o las llamadas noticias falsas, y que no deben, en ningún caso, distraer de que la crítica es necesaria, pues "sin derecho de crítica, el poder tiene tendencia a abusar".

"El poder absoluto abusa por naturaleza, y frente a él debe haber una prensa sólida y fuerte", sentencia Armada.

En este ámbito, ha criticado las palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, cuando afirmó que "la libertad de expresión no lo resiste todo", ya que lo que hizo, según el presidente de RSF, fue "mezclar el derecho a crítica con las noticias falsas".

"Se puede estar de acuerdo con las noticias que se han hecho, pero no están basadas en noticias falsas, sino en tesis mal compuestas y en otros asuntos dignos de ser sometidos a escrutinio público", ha añadido Armada, que cree que, en general, "el nivel de tolerancia en la crítica ha disminuido muchísimo".

Algo que, para el periodista, demuestra "la falta de cultura democrática" de un país que ha contado con excelentes humoristas gráficos y en el que hace décadas no había tabú sobre el que no se pudiera garabatear.

Hoy, en cambio, lo que percibe Armada es que "parece como si la ironía y la crítica estuvieran mal vistas y todo el mundo estuviera dispuesto a ofenderse y a sentirse víctima".

Armada, sin embargo, los invita a todos, a los que se quieren ofender y a los que conectan con el humor gráfico, a que visiten a la Sala de Exposiciones de Cajasur en Córdoba, donde el "derecho a ofender" está permitido hasta el 31 de octubre.