+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

AIRE LIMPIO DENUNCIA LA AMPLIACIÓN DEL PORCENTAJE CONCEDIDA

Cosmos puede usar más cantidad de residuos para fabricar cemento

La empresa afirma que cumple con los parámetros que exige la normativa

 

Instalaciones de la cementera Cosmos. - SÁNCHEZ MORENO

REDACCIÓN / I.L. / CÓRDOBA
18/01/2018

La cementera Cosmos puede utilizar más cantidad de residuos como combustible alternativo en el proceso de fabricación de cemento. Para conseguir la temperatura necesaria del horno, la empresa, que desde diciembre del 2016 está valorizando, emplea coque de petróleo y combustibles derivados de residuos (CDR), es decir, restos de papel, plástico, cartón y algo de biomasa. Hasta diciembre del año pasado tenía autorizado un 30% de CDR como máximo. Sin embargo, y según denunció ayer la plataforma Aire Limpio a través de una nota de prensa, desde el 19 de diciembre puede emplear hasta casi un 45% de CDR. Aire Limpio explica que «la Delegación de Medio Ambiente les ha autorizado el 19 de diciembre la ampliación del porcentaje de sustitución del combustible convencional por residuos, del 30% al 44,9%».

La empresa, por su parte, ha confirmado a este periódico el aumento del porcentaje, aunque deja claro que «la Junta tiene todos los datos de emisión y cumplimos todos los parámetros que exige la normativa».

Aire Limpio critica en su nota que Votorantim «sigue con su escalada de incremento de sustitución de combustible convencional por los denominados alternativos». La plataforma indica que Cosmos negó en el 2007 que «en la cementera se fuera a incinerar residuos», es decir, «basuras mezcladas», «plásticos agrícolas», «lodos de tratamiento de aguas residuales urbanas» y «neumáticos fuera de uso», y, sin embargo, «lo está haciendo desde el 2016». La plataforma explica que el 26 de agosto del 2016 Cosmos logró permiso para «incinerar los denominados CDR» y que el 2 de noviembre del 2016 solicitó «el uso de sus instalaciones para la destrucción de sustancias estupefacientes», que le ha sido negado, aunque alude a un informe de la Delegación de Medio Ambiente que deja «la puerta abierta a que consigan la licencia».

La plataforma afirma que, «de manera sucesiva y por medio de las denominadas modificaciones no sustanciales», que «no trascienden al público en general e, incluso, dudamos que de ello llegue a tener conocimiento el Ayuntamiento», la empresa «irá incrementando el número de residuos a quemar» hasta llegar a «la cremación» de «residuos no peligrosos y peligrosos».

Por su parte, la responsable de Infraestructuras y Medio Ambiente del Ayuntamiento, Amparo Pernichi, asegura que este área no ha sido informada del aumento del porcentaje de CDR.

Temas relacionados