+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PRÉSTAMO MULTIDIVISA

Anulan una hipoteca en yenes por no informar de los riesgos al cliente

El banco debe devolver lo cobrado de más y recalcularla en euros

 

R. H. CÓRDOBA
23/05/2017

El juzgado de Primera Instancia número 7 de Córdoba ha declarado la nulidad parcial de un préstamo hipotecario multidivisa porque el banco no informó de los riesgos al cliente. Según la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin), el perjudicado, que no conocía las hipotecas en yenes, recibió un folleto en su buzón en el que se ofrecía lo que parecía un préstamo muy ventajoso, por lo que acudió al banco y lo contrató por importe superior a 224.000 euros. Aunque, según Asufin, el cliente «debió ser informado de manera clara y suficiente por el banco» para que conociera los riesgos a los que se enfrentaba contratado este préstamo hipotecario multidivisa, la información entregada por la entidad se limitaba a un documento que recogía una comparativa de cuotas entre un préstamo referenciado al euribor y otro al libor en yenes. Así, solo se mostraban las ventajas de las hipotecas en yenes, «sin aportar información sobre los riesgos de la fluctuación del yen frente al euro». De esta manera, el cliente no fue consciente de que todo el capital pendiente de amortización del préstamo se iba a recalcular cada día y podía suponerle un alto coste.

El afectado acudió a Asufin y presentó una demanda bajo la dirección letrada de Francisco Roldán, de Qurtuba Abogados. Ahora, el juez ha declarado la nulidad parcial del préstamo hipotecario y condena al banco a recalcular el préstamo en euros como si hubiese funcionado en esa moneda desde la firma. Además, deberá restituir al cliente las cantidades cobradas de más en concepto de comisión e intereses.

La sentencia considera que la entidad demandada no solamente no advirtió al cliente de los riesgos, sino que «en todo momento se le transmitió una falsa tranquilidad». «Es más -añade- la información que el banco transmitió a su cliente era una información errónea, al hacerle creer que la evolución del tipo de cambio euro/yen japonés no debía preocuparle, porque en cualquier caso era una moneda estable y que en cualquier momento podría cambiarse al euro, eliminando cualquier contingencia posible».