+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CRÓNICA

Antonio Gala 'el rotatorio'

El escritor clausura la asamblea de Rotary Internacional hablando de Córdoba, una ciudad "maravillosa" de la que dijo, en alusión a su enfermedad, "voy a despedirme definitivamente"

 

Antonio Gala se dirige al estrado rodeado de miembros del Rotary Club. - TONI BLANCO

RAFAEL DE LA HABA
07/04/2013

"No sé lo que voy a decir, que es lo mejor que me puede pasar". Así empezó ayer Antonio Gala su discurso de clausura de la asamblea de Rotary Internacional, una organización de índole humanitaria que ha reunido este fin de semana en Córdoba a más de 200 miembros. Y a partir de esa confesión del escritor de llegar a la cita sin un guión establecido, más allá del acertado recurso de hablarle de Córdoba a quienes no la conocen --los participantes procedían de diferentes puntos de España--, de su boca salió un rosario de piropos para la ciudad y su historia, alguna anécdota y referencias a una despedida que ve próxima por su delicado estado de salud a causa de un cáncer.

"Están ustedes en una ciudad maravillosa que ha sido lo que no ha sido ninguna", les dijo Gala a los presentes. Habló de Abderramán, "un hombre orgulloso de una ciudad en la que estaban las mejores cabezas del momento"; de la Mezquita y su bosque de columnas --"la Catedral estropeó la Mezquita", afirmó al hilo--, y de Medina Azahara, que "destruyó la religión". "La religión mal entendida --añadió el escritor a cuento-- es un desastre y bien entendida es un desastre amable".

 

Los iconos de Córdoba

 

Trufado el discurso también de anécdotas --como cuando visitó Medina Azahara junto a la Reina Sofía y los fotógrafos la olvidaron, según recordó, para volcarse en él y el Cervatillo al decir alguien "mirad, los dos iconos de Córdoba juntos"--, el nexo de unión de su intervención fue siempre Córdoba, una ciudad "increíble en la que había un momento en el que todos los grandes músicos, médicos, artistas, poetas y filósofos estaban aquí... Luego nos hemos ido estropeando. Ya no estoy casi ni yo", apuntó con desparpajo y su habitual tono pausado.

A partir de ahí, la referencia de Gala al adiós. "Debíamos ser todos un poco como ustedes: rotatorios --reflexionó ante los miembros del Rotary Club--, que nos sustituyeran en cuanto diéramos la menor muestra de debilidad. Yo ya estaría hace mucho tiempo sustituido. Ahora estoy simplemente moribundo, con lo cual no me van a sustituir, me van a enterrar, me van a quemar".

Y concluyó, como hizo a lo largo de toda la clausura de la asamblea, sin olvidarse de Córdoba ni de, según insistió, su próximo adiós. "Están en una ciudad inolvidable. Me gustaría ser uno de ustedes, que no la conocen, y me gustaría conocerla ahora, cuando ya me voy, cuando me voy a despedir definitivamente de ella". Por eso, con un toque de humor y en un guiño a los miembros del Rotary, finalizó asegurando que "me encantaría llamarme Antonio Gala el rotatorio ".

   
7 Comentarios
07

Por Maria 20:13 - 07.04.2013

... Tu decias tienes hambre... y yo no decía me estoy muriendo de amor por ti.... Gracias Antonio Gala por haberme dado tanto, por haberme permitido besarte, por permitirme compartir el aire que respiro con alguien tan grande. Gracias Antonio Gala por haber dado tanto pidiendo tan poco.

06

Por Victor 19:46 - 07.04.2013

Gala, genial y contradictorio como buen intelectual. De monje cartujo ha llegado a descreido pasando por múltiples experiencias vitales intermedias. Como cristiano y cordobés le digo: ¡gracias por tu obra y que Dios te acoja en su seno!

05

Por salmorejeitor 18:32 - 07.04.2013

Tu has visto el autentico alma milenaria de Córdoba, y Córdoba se ha dado a tí, ya formas parte de sus milenios, de sus piedras, y de sus fuentes, ya eres eterno y por la eternidad sereis una, gracias Antonio.

04

Por DIGNIDAD de un moribundo 15:22 - 07.04.2013

Tal vez la sola verdad absoluta es que los seres vivos somos mortales. TODOS tenemos que pasar por ese transe mortal. Lo curioso del caso es que nuestra sociedad no nos prepara a ello, e incluso durante mucho (demasiado) tiempo nos creemos inmortales. Antonio Gala lleva su transe de esta a la otra vida de una manera más que digna, humilde y sin rebeldía. En tanto que artista sabe que su obra si le sobrevivirá muchísimo tiempo, casi eterna+mente. Pero no se agarra al "clavo ardiendo" (infernal) de vivir más que su destino le concede. Un gran honor de tenerlo aún entre nosotros y que nos envíe sus comentarios siempre con pimienta y tino.

03

Por Historia y venganzas 15:08 - 07.04.2013

Recuerdo hace varias décadas cuando escuché a un guía decir a un grupo de turistas: "la Mezquita existe porque construyeron la Catedral". Por lo tanto, considero que la prefiero así a que no existiera porque se destruye lo que pertenece a otros. Calamidades religiosas.

02

Por Uno más 11:06 - 07.04.2013

Maestro de maestros, sabio donde los haya, y con la injusticia de no tener el Premio Cervantes.

01

Por republica 10:13 - 07.04.2013

TOTALMENTE DE ACUERDO CON USTED. SR GALA. LASTIMA DE MEZQUITA, DISTORSIONADA COMO CATEDRAL, CORDOBA ICONO DEL MUNDO EN UN MOMENTO DE LA HISTORIA. PERO NO CREO QUE VD DEJE CORDOBA. CON SU AMOR Y SU ESPLENDOR, ANTONIO GALA TIENE GANADA EL DEJAR SU HUELLA. CORDOBA Y VD, CAMINARAN POR EL MISMO CAMINO PARA SIEMPRE. QUE ENVIDIA TAN GRANDE. SALUD Y GRACIAS POR HACER CON SU VIDA MAS CULTURAL Y AUTENTICA A NUESTRA QUERIDA CORDOBA.