+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

contracorriente

¿Dónde hay que invertir?

La volatilidad de los mercados financieros y las perspectivas económicas centraron ayer la primera sesión del Foro Economía y Sociedad organizado por Asfaco

 

Isidro López Magdaleno, Alfonso Castilla, Daniel Lacalle, Miguel Ángel Tamarit, José Miguel Maté, Mili Jiménez, María José Rubio, Eugenio Domínguez, Juan Ojeda, José Antonio Pérez de Al - MIGUEL ÁNGEL SALAS

Autoridades e invitados, antes de iniciarse el acto celebrado ayer. - MIGUEL ÁNGEL SALAS

Francisco Expósito Francisco Expósito
08/02/2019

No hay recesión, pero sí se puede hablar de desaceleración e incertidumbre económica para el 2019, tanto por la situación nacional como internacional. Por eso, aconsejar sobre cómo invertir en estos momentos resulta complicado por la alta volatilidad de los mercados, que ya afectó a las bolsas en 2018 y que continuará durante este año. A esto hay que unir la escasa o nula rentabilidad de la renta fija, por lo que cualquier inversor que busque ahora obtener beneficios para sus ahorros ha de tomar decisiones muy meditadas. Estas ideas fueron lanzadas ayer por el consejero delegado de Tressis, José Miguel Maté, y su economista jefe, Daniel Lacalle, que impartieron la primera conferencia-debate de este año del Foro Economía y Sociedad, que organiza la Asociación de Empresas Fabricantes y de Servicios de Córdoba (Asfaco), con la colaboración de la Fundación Cajasol. Maté y Lacalle fueron presentados por José María Bellido, candidato del PP a la Alcaldía de Córdoba.

El consejero delegado de esta sociedad de valores advirtió de la situación en la que se encuentran los mercados tras unos meses de movimiento «exagerado». «Los beneficios empresariales, que crecieron muchísimo en 2018, van a seguir haciéndolo en 2019, aunque no tanto, y los bancos centrales van a ralentizar su política de subida de tipos. Con este cóctel, vemos potencial de subidas en los mercados globales de renta variable», avanzó Maté, que advirtió de los efectos negativos de aspectos no financieros, como el brexit, la guerra comercial entre EEUU y China, la situación de Italia y de Europa, donde hay elecciones en mayo, y de España, «que va a meter ruido en el mercado y generará volatilidad». Maté considera que los ahorradores e inversores han de estar preparados para «movimientos bruscos de mercados» durante este año, por lo que recomienda un buen asesoramiento de expertos. «Aconsejamos invertir en renta variable en función del perfil de cada inversor. En la renta fija hay muy poco valor. Para obtener rentabilidad hay que asumir riesgos y vemos ese potencial de rentabilidad en la renta variable», añadió. Ante este panorama, defiende dirigir la inversión a empresas globales de EEUU, mejor que a europeas.

Por su parte, Daniel Lacalle incide en los efectos de la situación política en España, «que afectará negativamente». Por un lado, estima que las medidas adoptadas por el Ejecutivo son «extremadamente negativas» para el empleo y para la inversión. A esto une «la incertidumbre y la debilidad del Gobierno» frente a sus socios de moción de censura. «Esa incertidumbre y unos presupuestos, que no son los que necesitan el país, ponen dificultades al crecimiento potencial y a la creación de empleo», añadió. El economista jefe de Tressis recomendó «ser cautelosos» a la hora de invertir. «Las políticas de los bancos centrales van a provocar que sea fácil quedarte fuera del mercado, porque, ante los bajos tipos de interés y la inyección de capital, será difícil mantenerse en renta fija», puntualizó. Por su parte, el presidente de Asfaco, Miguel Ángel Tamarit, pidió en su intervención que se abandonen cuestiones que «siguen lastrando la creación y desarrollo de las empresas», refiriéndose al aspecto normativo y a la demora que esto provoca. «Las empresas son las que crean empleo y las que, junto a sus profesionales, dinamizan la economía». Por ello, pidió que la Administración no sea solo un «ente recaudador» y que se genere confianza para que las empresas «se puedan fijar» en Córdoba.