+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MEDIO AMBIENTE Y CAMBIO CLIMÁTICO

Empleo verde: Una actividad sostenible y un nuevo motor para la economía

Más de 530.000 personas trabajan ya en España en actividades para mejorar la gestión de los recursos. Tratamiento de aguas residuales, basuras, energías renovables, gestión de zonas forestales y agricultura son grandes nichos de mercado

 

Empleo verde: Una actividad sostenible y un nuevo motor para la economía -

Empleo verde: Una actividad sostenible y un nuevo motor para la economía -

F.J. Benito
05/04/2020

El Observatorio de la Sostenibilidad en España lo ha dejado claro. Las medidas adoptadas en nuestro país para combatir la crisis climática se han convertido no solo en una necesidad, sino también en una oportunidad para generar empleo de calidad. Los datos son reveladores. En los últimos meses el empleo verde ha venido manteniendo 530.947 puestos de trabajo, desde los 147 contabilizados en Ceuta y Melilla a los cerca de cien mil en Cataluña, la autonomía más avanzada.

Son empleos repartidos en actividades tan diversas como el tratamiento y la gestión de aguas residuales, gestión de residuos sólidos (se producen 500 kilos de basura por habitante y año), energías renovables, gestión de zonas forestales, servicios ambientales a empresas, educación e información ambiental, agricultura y ganadería ecológica, movilidad eléctrica… Todo un abanico de ocupaciones clave para la sostenibilidad de un planeta que no tiene plan B.

A escala global, la Organización Mundial del Trabajo estima que hasta el 2030 la economía verde creará más de 24 millones de empleos bio en el mundo, destacando, entre otros, algunos aún poco conocidos como los de comunicador ambiental, técnico de turismo sostenible o ecodiseñador.

¿Qué es el empleo verde? Se define como cualquier actividad profesional que ayude a proteger el medio ambiente y a combatir el cambio climático ahorrando energía y materias primas, fomentando las energías renovables, reduciendo los desechos y la contaminación, o protegiendo la biodiversidad y los ecosistemas. Los empleos verdes no son ya un sueño utópico. En toda Europa se está avanzando hacia una mayor sostenibilidad con la creación de nuevos trabajos, más estables, de más calidad y que garantizan los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

El empleo en el sector ambiental en España representa ya un 2,62% de la población ocupada. Y, en concreto, el 20,6% del total de los empleos verdes se concentra en el sector de las renovables, en el que se ocupan 109.368 puestos de trabajo, cifra que solo es superada por el sector dedicado a la gestión y tratamiento de residuos, con 140.343 puestos de trabajo. Estas cifras se incrementarán en los próximos años por las nuevas normativas que van apareciendo, que empujan hacia un nuevo modelo energético.

Residuos: 26%

La actividad de mayor peso en el empleo verde tradicional en España es, por tanto, la de gestión de residuos, que concentra más de una cuarta parte del empleo verde total (140.343 puestos de trabajo, el 26,4% del total).

Se trata de una actividad que no solo no ha agotado su potencial de crecimiento, sino que se encuentra aún en los inicios de la fase de despegue, según el Ministerio para la Transición Ecológica.

De hecho, el reciclaje de envases de vidrio genera ahora mismo casi 7.900 empleos en España, según un informe de la Universidad de Málaga. Ya hay 14 plantas de tratamiento, 12 fábricas de envases y más de 290 compañías de recogida en España.

En general, el desarrollo de modelos de consumo y de producción sostenibles genera un potencial para transformar el panorama laboral actual y orientarlo hacia sectores de alta tecnología, como las energías renovables; pero también en sectores más tradicionales como la fabricación y la construcción; la agricultura y la pesca o los sectores de servicios tales como el cátering, el turismo, el transporte y la enseñanza.

Pero para ello, según los analistas, hace falta un cambio social y político. Social, porque la sociedad debe entender que el camino actual es insostenible, que el modelo económico basado en la especulación y construcción sin límites es equivocado. Y político, porque la actual dinámica de los partidos y gobiernos, cuyos objetivos parecen limitarse a conquistar y mantenerse en el poder, hacen inviable cualquier proyecto sostenible a largo plazo en el tiempo.

Uno de los ejemplos de empleo verde más arraigado es la rehabilitación energética de edificios. Esta actividad es un nicho de trabajo que ofrece muchas oportunidades a los antiguos empleados de la construcción, muchos de ellos ahora en situación de desempleo, pese al repunte de la actividad. Además, reduce la dependencia energética y ayuda a mitigar los efectos del cambio climático.

Un estudio del Instituto de Estudios Económicos (Ineca) de la Universidad de Alicante sobre las oportunidades y necesidades de empleo basadas en las nuevas tecnologías ha permitido detectar oportunidades de empleo ecológico, por ejemplo, en los campos de la instalación y mantenimiento de energías renovables para diferentes usos; la especialización en economía circular, particularmente referida a la gestión de residuos, y el impulso de la eficiencia energética en los principales sectores productivos.

Más empleos que despidos

Al cambiar el modelo económico, habrá gente que vaya al paro, pero «por cada empleo que se pierda, se crearán cuatro nuevos» gracias a las industrias limpias. Así lo afirmaba recientemente la directora general de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica, Sonia Castañeda. Estos cambios pueden provocar la pérdida de seis millones de puestos de trabajo, pero a su vez permitirán la creación de 24 millones de nuevos empleos hasta el año 2030, según Castañeda.

El estudio de Ineca destaca que turismo, energía y construcción son los sectores que más trabajos verdes pueden generar y subraya la importancia de la formación para lograr profesionales cualificados. «La actividad de la energía, el agua y los residuos generan el 40% del empleo verde y van a ser críticos para toda la transformación, porque son transversales a muchos otros sectores», asegura el autor del informe, Armando Ortuño.

En los sectores de la energía solar y el autoconsumo «podemos dar un salto espectacular», pronostica Ortuño, porque en el del agua «ya lo dimos hace tiempo». Amelia Navarro, de Hidraqua (Grupo Suez), asegura que «la escasez de agua ha sido un riesgo que se ha transformado en una oportunidad, gracias al compromiso de la economía circular, a través de la gestión inteligente, eficiente y sostenible de los recursos hídricos». De hecho, esta compañía ha aumentado el empleo verde, apostando por funciones enfocadas a la eficiencia y la sostenibilidad, como las relativas a la innovación y la digitalización en el sector para desarrollar una gestión con menores pérdidas de agua y más eficiente en todos los aspectos.

El sector público desempeña también un importante papel. Se trata de administraciones y empresas públicas. Estos puestos de trabajo tratan de materializar y ejecutar las cada vez mayores competencias que tienen el Estado, los gobiernos autonómicos y los ayuntamientos en materia de medio ambiente: política ambiental, desarrollo de leyes, control y vigilancia de esas normativas y ejecución directa de determinadas actividades y programas ambientales. Este colectivo genera en su conjunto 53.072 empleos, lo que representa un 10% del empleo ambiental de todo el país.

En quinto lugar se encuentra la actividad de agricultura y ganadería ecológicas (49.867 puestos de trabajo, el 9,4% del total), un sector considerado en plena expansión en la actualidad y con un elevado potencial para la generación de empleos en España porque la superficie explotada no para de crecer. La mayor sensibilización de la ciudadanía a la hora de consumir alimentos hace que se produzca un mayor interés hacia los productos de proximidad y un mayor rechazo hacia la ganadería industrial o los productos agrícolas con una alta huella de carbono por su lejana procedencia.

Los servicios ambientales a empresas (consultoría, ingeniería y auditoría ambientales) representan el 5% de empleo del sector (26.354 ocupados). Este subsector ha experimentado un importante crecimiento por los estímulos que recibe para su implantación.

El esfuerzo colectivo por reducir las actividades contaminantes y sustituirlas por otras más respetuosas está revelándose, en suma, como una fuente inagotable de crecimiento económico.

Temas relacionados