El viceministro de Protección Civil de Grecia, Nikos Hardalias, ha calificado en la noche de este domingo como "difícil" la situación del gran incendio de la isla griega de Eubea (o Evia), la segunda más grande del país.

"La lucha continúa sin tregua (...) y la noche que tenemos por delante será difícil, sin embargo, tanto el Cuerpo de Bomberos como las Fuerzas Armadas, la Guardia Costera y la Policía griega están haciendo esfuerzos sobrehumanos, en múltiples frentes, para preservar vidas y propiedades", ha declarado en una rueda de prensa recogida por la edición digital del diario 'Kathimerini'.

Después de seis días de incendios, miles de personas han sido evacuadas, sobre todo en la zona del norte de la isla, donde las llamas ha rodeado las poblaciones de la zona. Eubea está ahora mismo partida en dos por las llamas. Los habitantes llevan días realizando evacuaciones masivas por barco a la parte continental de Grecia.

En Galatsona y Geraki, entre las poblaciones más afectadas, en torno a las 22.00 horas (hora local), el incendio se ha recrudecido, por lo que los propios vecinos han tenido que actuar para evitar que las llamas alcanzasen las zonas residenciales.

Durante la jornada, se ha rescatado a un total de 23 personas de varias playas de la isla y un avión de extinción de incendios ha sufrido un choque, accidente del que no ha habido víctimas.

Otras zonas del país también se están viviendo afectadas aunque los incendios empiezan a ser controlados como son los casos de los del suburbio de Atenas, Pefki, o el del municipio de la isla de Creta, Gortyna, según recoge 'Tanea'.

Hasta la fecha, ha muerto un bombero voluntario, mientras que los equipos de emergencia del país y la asistencia de una larga lista de países europeos como España, Francia o Reino Unido, asiáticos y americanos continúan intentando sofocar el incendio.

"En nombre del pueblo griego, quisiera expresar nuestro más sincero agradecimiento a todos los países que han enviado asistencia y recursos para ayudar a combatir los incendios forestales", ha agradecido el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, a través de su cuenta de Twitter.

Las llamas han arrasado más de 56.000 hectáreas de terreno, según el Sistema de Información Europeo de Incendios Forestales, en particular en los grandes incendios declarados en Eubea y otros tres en la región meridional del Peloponeso.

Desastres naturales en distintos puntos del planeta Vídeo: Agencia Atlas Foto: Reuters

Preocupación en Sicilia

La región de Sicilia ha declarado el estado de emergencia por los incendios que no dan tregua en los últimos días, mientras que el centro y sur de Italia está en alerta ante ola de calor que se prevé esta semana acompañada de fuertes vientos. "Hemos declarado estado de crisis y emergencia para los próximos seis meses por los graves incendios que se han producido desde finales de julio y el riesgo permanente para las próximas semanas por las excepcionales condiciones meteorológicas en Sicilia ", comunicó el presidente de la región de Sicilia, Nello Musumeci.

Solo este fin de semana se han contado hasta 50 incendios en la isla y los más afectados son los municipios de Partinico, Campofelice di Fitalia, Vicari, Roccapalumba y Polizzi Generosa, en la provincia de Palermo. Pero las llamas siguen también extendiéndose en la provincia de Reggio Calabria, en la región de Calabria (sur) y amenaza la zona de los 'Bosques Antiguos' del parque nacional Aspromonte, recientemente incluido en el patrimonio de la Unesco.

El pasado 6 de agosto, dos personas fallecieron en una finca de la localidad de San Lorenzo, en Calabria, mientras intentaban salvar un olivar de las llamas. Ante la situación en Calabria, el primer ministro, Mario Draghi, firmó un decreto que prevé la movilización nacional del sistema de protección civil y en las próximas horas llegarán a la zona voluntarios y medios de otras regiones. En Molise (centro) un incendio amenaza también amenaza la localidad de Campomarino, donde han tenido que ser evacuadas 400 personas de los camping, hoteles y edificios de la zona.

Ante esta semana en la que se vivirá una fuerte ola de calor donde se podrán superar los 45 grados en algunas zonas del sur del país, el jefe de la Protección Civil italiana, Fabrizio Curcio, pidió "la máxima atención por parte de las instituciones y colaboración de los ciudadanos".