Kiosco

Diario Córdoba

EMPIEZAN LAS TAREAS DE DESMONTAJE EN EL ARENAL

La comisión de feria pide que se derriben las casetas de la calle Guadalquivir

Los colectivos reclaman a los partidos e instituciones ejemplaridad en el cumplimiento de las bases | El Ayuntamiento hace un balance positivo de una edición «tranquila y segura»

Trabajos de desmontaje de las casetas iniciados este domingo en el recinto ferial. FRANCISCO GONZÁLEZ

Con la Feria de Córdoba recién terminada, voluntarios y trabajadores iniciaron este domingo las tareas de desmontaje de las casetas, una labor que continuará durante los próximos días y que tradicionalmente ha llevado a retirar las estructuras levantadas en todas las calles salvo en la calle Guadalquivir. Los colectivos que forman parte de la comisión de Feria acordaron en su última reunión, celebrada el jueves, instar al cumplimiento de las bases también en esa calle Guadalquivir, donde desde hace años las casetas, instaladas principalmente por partidos e instituciones, mantienen parte de sus construcciones de un año para otro, contraviniendo las bases de las casetas, que obligan a su derribo. Según el Consejo del Movimiento Ciudadano y las asociaciones de caseteros, esta situación supone un agravio para el resto, que cada feria tiene que levantar de cero sus recintos con la inversión extra que esto supone.

Según el presidente del CMC, José Andrés de Gracia, y otros caseteros consultados, la comisión pide «ejemplaridad a partidos e instituciones en el cumplimiento de la norma y un trato igualitario para todos, de forma que si las bases exigen dejar los solares vacíos, lo cumplan todos a excepción de quien tenga licencia de apertura el resto del año». Esta es una de las cuestiones planteadas en la última reunión de la comisión, que se volverá a convocar en el mes de junio para analizar el desarrollo de la edición feria que acaba de concluir y retomar cuanto antes los proyectos de reforma de El Arenal que siguen pendientes. «Los partidos políticos y las instituciones deben ser los primeros en comprometerse con la feria y cumplir las bases que ellos mismos elaboran, por lo que además de derribar sus casetas como el resto, deberían dar ejemplo cuidando las fachadas, no vender sus espacios a empresas, hasta tres en algunos casos, ni consentir que se transformen en discotecas», ha recordado en nombre del resto de colectivos el presidente del CMC. En el otro lado, la comisión, de la que forma parte el propio Ayuntamiento, considera que «sigue habiendo muchas cuestiones pendientes de mejora», por lo que consideran que es prioritario «empezar a trabajar inmediatamente después del desmontaje de esta edición para la aprobación de la nueva ordenanza de Feria, que sigue en borrador aunque aún no se ha hecho público, y en la aplicación del dictamen acordado por todas las partes».  

Una caseta abarrotada de comensales al mediodía durante la Feria. A.J. GONZÁLEZ

En la última comisión, los representantes de caseteros y ciudadanos valoraron el esfuerzo realizado por los técnicos de Promoción, al tiempo que pusieron tareas al Ayuntamiento de Córdoba. En concreto, reclaman que la calle del Potro, parcialmente mejorada este año, debería contar con una separación más alta y con más sombras. Al hilo de la arboleda, que tardará en crecer, consideran que hay que invertir en algún sistema de toldaje, para lo cual es fundamental que el Ayuntamiento aborde la reestructuración de la feria, empezando por el cambio del Plan Especial de El Arenal que reconozca el recinto como definitivo, dejando atrás su provisionalidad, como se viene planteando al menos desde el 2018. «Se trata de aplicar el dictamen consensuado», insisten desde la comisión. Cabe recordar que los caseteros tradicionales defienden una distribución circular en torno a una plaza y el mantenimiento, al menos a cota cero, de las estructuras de las casetas de un año para otro, con el fin de ahorrar costes en el montaje y mejorar la calidad de las mismas. 

Otra de las cuestiones pendientes de ajustar de cara al próximo año es la definición de las casetas. Según las bases, en el recinto debería haber hasta 6 casetas jóvenes (conocidas como discocasetas) y 10 restaurantes, si bien en esta edición se han contado hasta una treintena de casetas jóvenes, frente a 12 restaurantes, unas 26 familiares y 15 tradicionales semiprivadas, a las que hay que sumar dos o tres del modelo alternativo de ASPA o El Esparraguero, gestionadas por voluntarios exclusivamente. Representantes de casetas tradicionales se quejan de que en materias como la sanidad las exigencias son muy distintas según qué caseta. En esta línea, señalan que mientras hay recintos que deben pasar inspecciones exhaustivas y cumplir una serie de requisitos de suelo, manipulación de alimentos y otras cuestiones, hay otras donde se sirve comida expuesta durante horas que no superan los mismos estándares.

Un grupo de mujeres baila sevillanas en una caseta. A.J. GONZÁLEZ

Menos negocio del que esperaban

Los caseteros consultados han coincidido en que tras el boom de las cruces, se esperaba más volumen de negocio en esta feria del que finalmente se ha registrado, aunque ha habido una serie de recintos, abarrotados desde el primer día, que se han llevado el gato al agua en cuanto a ingresos. 

Feria tranquila y segura

En relación con la edición que acaba de terminar, el concejal de Seguridad y Movilidad, Miguel Ángel Torrico, y la concejala de Promoción, Marian Aguilar, hicieron un balance positivo de la edición. Torrico destaca la presencia masiva de público, «algo que se esperaba», pese a lo cual «ha sido una feria tranquila y segura». Tras lamentar «la presunta agresión sexual que se produjo la primera noche, el hecho más reseñable en cuanto a seguridad», subraya la «rápida actuación policial, que permitió la detención del presunto agresor en tiempo récord». Del mismo modo, el concejal destaca el amplio despliegue de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, de agentes de Protección Civil y sanitarios de Cruz Roja como claves para garantizar la seguridad y la tranquilidad en el recinto. 

Imagen de la calle del Potro, cuya obra se ha estrenado este año. MANUEL MURILLO

Por su parte, la concejala de Promoción de la Ciudad, Marian Aguilar, pone el acento en la «exquisita coordinación de todas las delegaciones municipales, que ha permitido dar respuesta a las posibles incidencias» de una feria «especial tras dos años de ausencia, que se ha desarrollado dentro de los parámetros de normalidad respecto a ediciones anteriores». Aguilar agradeció «el compromiso y la responsabilidad de los caseteros», a los que ha reconocido «el esfuerzo que han hecho para que los cordobeses disfruten de su feria» y aseguró que «los feriantes se han mostrado satisfechos con los resultados, con un moderado aumento en las ventas, y con la rebaja del 20% en las tasas».

La precampaña se pasea por la feria

Triple fachada de la caseta del PSOE, dividida en tres ambientes. A.J. GONZÁLEZ

La Feria de Córdoba, como el resto del Mayo Festivo, ha sido objeto de visita por varios candidatos a las elecciones andaluzas (PSOE, Por Andalucía, Cs, PP, Vox y Andaluces Levantaos), que han aprovechado la ocasión para encontrarse con su militancia, saludar y dejarse ver ante su electorado aunque, en precampaña, sin pedir aún el voto. 

Compartir el artículo

stats