Kiosco

Diario Córdoba

REPORTAJE

Isa, la amiga de los currantes de la Feria de Córdoba

La bailaora cordobesa Isabel Teno, con experiencia en comercio y hostelería, ha sido este año la adjudicataria del bar preferia, donde atiende a los trabajadores que montan el recinto

Isabel Teno, con su equipo, en el bar preferia que ha regentado en esta edición. A. J. GONZÁLEZ

Isabel Teno es bailaora de flamenco y además de dar clases en Córdoba, ha trabajado en California, en un gimnasio del Paseo de la Fama donde puso de moda la zumba flamenca. En el pasado, regentó su propio bar. «Yo siempre he tenido que compaginar varios trabajos para sacar a mi familia adelante porque con las clases no era suficiente, así que tuve un bar y ahora tengo una tienda», señala.

En la última edición de la Feria de Córdoba, trabajó en el bar preferia, un chiringuito al aire libre que cada año se instala en la calle Guadalquivir para que los que se encargan de poner en pie el recinto tengan un lugar donde tomar algo fresco y comer caliente si lo desean. «Ese año me dijeron que por qué no lo solicitaba yo y en esta edición lo he pedido», explica, así que desde el pasado 1 de mayo ella y y sus empleados se encargan «de que a los currantes no les falte de nada, esa es mi misión aquí», afirma convencida.

AJGonzález Córdoba Arenal Feria de la Salud Mayo Montaje preparativos Bar de Isa de los caseteros A.J. GONZÁLEZ

Cuando dice nada, se refiere al avituallamiento y al buen ánimo. Por eso, a veces se arranca y baila unas sevillanas para alegrar a la clientela. Según pudo saber, la suya fue la única solicitud que se presentó para regentar el bar, que abrió en la fecha prevista pese a los inconvenientes que ha tenido que afrontar. «Tuvimos que contratar un grupo electrógeno corre que te pillo porque esperábamos que la caseta de al lado nos dejara enganchar la luz, abonándosela nosotros después nuestra parte, pero a última hora nos dijeron que no era posible y no nos quedó otra que recurrir al electrógeno». 

Este jueves echará el cierre a este negocio fugaz en el que ha servido más de 500 comidas diarias y otros tantos bocadillos. «Todos los días hemos tenido un plato caliente para que estas criaturas comieran en condiciones», señala, «hoy hay salchichas al vino con patatas y ayer pusimos albóndigas por 5 euros, pero también hay flamenquines, San Jacobos y otras raciones». Durante 18 días, han abierto desde las 7 de la mañana hasta las 12 de la noche, ofreciendo precios populares a los trabajadores. «Yo soy una currante como ellos y prefiero ganar menos pero que tomen lo que necesiten y estén bien», afirma sin remilgos, «los bocadillos, que son bien grandecitos, están a 3,50 euros y la cerveza y refrescos a 1,50».

Han servido una media de 500 platos diarios a precios populares para los trabajadores

decoration

Mientras habla, la cocinera sale a por un vaso de agua fresca. «Ella es el alma de este negocio, la que más sufre por el calor que está haciendo», explica mientras se queja del poder de las grandes firmas. «Una marca de cervezas es la que ha estado montando este bar preferia desde hace años y no esperaba que nadie más lo solicitara, así que han intentado por todos los medios que no abriera», comenta, «yo he pagado los seguros sociales, el seguro de responsabilidad civil, la tasa por el suelo y los demás costes y hasta he tenido que alquiler el grupo electrógeno, hace una semana abrieron ellos, pero los trabajadores aquí están, me iré contenta del trabajo aunque me duele que se deje hacer las cosas mal».

Compartir el artículo

stats