La erupción volcánica en Cumbre Vieja ha entrado en una fase de estabilidad, lo que ayudaría a no incrementar los daños ya causados, según aprecian los científicos, que no obstante advierten de que en las próximas horas se puede producir un empeoramiento en la calidad del aire.

El director técnico del Plan de emergencia volcánica de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, ha afirmado este miércoles tras la reunión del comité, que no obstante hay que mantener la máxima prudencia posible porque la realidad del volcán "es cambiante", pero ha insistido en que si se mantiene esta constante de estabilidad "es bueno para todos".

Sin embargo, es probable que con el movimiento del viento rolando a otras posiciones en las próximas horas se genere un problema de partículas en suspensión que empeore la calidad del aire en la isla, ante lo que la directora en Canarias del Instituto Geográfico Nacional (IGN), María José Blanco, señaló que hasta ahora, se han registrado concentraciones altas de micropartículas que no han supuesto un riesgo para la población.

La también portavoz del Pevolca ha añadido que se está a la espera de obtener los resultados del análisis de metales en laboratorio para evaluar su incidencia, y ha indicado que hará una campaña de medida del ácido clorhídrico en las poblaciones afectadas por el penacho marino.

La previsión del viento puede empeorar la calidad del aire en La Palma. Agencia ATLAS | Foto: EFE

El final no está cerca

Pese a todo, el final de la actividad volcánica en la Cumbre Vieja de La Palma no está cerca. La sismicidad registrada durante los últimos días en la isla, las mediciones de los gases emitidos por el volcán y los análisis de las deformaciones del terreno apuntan que la erupción está en una fase "madura", por lo que hay que prepararse "para echar bastantes días", según explicaron este martes los portavoces del Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca).

La comunidad científica todavía no pone fecha de caducidad al proceso eruptivo, ya que depende de la dinámica del volcán y de la cantidad de magma que contenga. La erupción podría durar entre 24 y 84 días, con una media de 55 días, plazo que sitúa el ocaso del volcán a mediados de noviembre, según los cálculos iniciales que hizo el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan). En sus primeros 17 días de actividad, el volcán que surgió el 19 de septiembre había emitido unos 45 millones de metros cúbicos de lava, frente a los 43 que expulsó el Teneguía (1971) a lo largo de los 24 días que duró su proceso eruptivo y los 55 que brotaron del San Juan (1949) durante las 47 jornadas que se mantuvo activo.

El volcán de Cumbre Vieja no da señales de agotamiento en esta tercera semana de erupción. Agencia ATLAS | EFE

El material volcánico ha trazado un camino de destrucción a su paso hacia el mar. El sistema europeo de vigilan terrestres Copernicus estima que la lava ha engullido ya 1.154 edificaciones, de las que 108 están parcialmente dañadas. Al cruzar esta información con los datos del Catastro, el Pevolca constata que han sido destruidas 726 edificaciones, de las cuales 605 son viviendas, 58 fincas agrícolas, 30 son de uso industrial, 18 de ocio y hostelería, siete de uso público y otras ocho de otros usos. La discrepancia en los datos se debe a que Copernicus detecta todas las edificaciones, pero no diferencia entre una casa y una pérgola o un gallinero. Según las últimas mediciones, 420 hectáreas han sido arrasadas por el fluido magmático, que en la última jornada asoló 6,74 hectáreas. La colada cubre un perímetro de 36,24 kilómetros y alcanza una anchura máxima de 1.250 metros en determinados puntos.

Los equipos de emergencias y seguridad que trabajan de manera coordinada para atender la crisis volcánica están compuestos por 553 personas, que rotan en diferentes turnos

La previsión de los expertos es que la lava discurra por encima de la colada que llegó al litoral, aunque monitorizan y vigilan el comportamiento de la lengua por si se produce un ensanchamiento o avanza hacia territorios que aún se conservan en buen estado. En las últimas horas no se han detectado nuevos centros de emisión, aunque sí se ha confirmado la presencia de una fisura que se sitúa a unos cien metros al noreste del cono principal. Esta brecha expulsa gases y elevada temperatura del suelo, pero la directora en Canarias del Instituto Geográfico Nacional (IGN), María José Blanco, asegura que el hallazgo, de momento, no tiene carácter eruptivo y carece de importancia, puesto que se sitúa en el entorno del cono activo. La colada que brotó el viernes desde los dos focos ubicados más al noroeste no presentan actividad. Si bien los centros de emisión del cráter principal y los situados en los laterales del cono continúan activos. Además, el Pevolca no descarta que puedan surgir nuevas bocas en el entorno del los centros efusivos actuales.

El delta, alimentado por varios lóbulos de la colada, continúa creciendo y ya ha superado las 36 hectáreas – lo que equivale a 36 campos de fútbol– y su frente en la línea de costa es de 540 metros. El penacho marino permanece a lo largo del borde del delta lávico y produce nubes de vapor de agua y ácido clorhídrico (HCl), que se concentran en una pequeña área alrededor del contacto entre el mar y la lava. Según los primeros datos aportados por los investigadores del buque Ramón Margalef, la afección del delta al medio marino parece afectar únicamente a una lámina de agua de menos de 5 metros de profundidad, alcanzando una distancia de 200 metros desde el frente.

Analizan la lava

Un equipo de científicos liderado por la investigadora del Departamento de Mineralogía y Petrología Jane H. Scarrow analiza desde las instalaciones de la Universidad de Granada las lavas y tefras (piroclasto) del volcán de La Palma, así como los minerales que contienen, para entender cómo evoluciona la erupción.

Según ha informado este miércoles la institución académica, el objetivo es interpretar la información que las muestras aportan sobre las condiciones y procesos que se producen en el reservorio magmático a profundidad, es decir, en el interior del volcán.

También se pretende establecer una base de la composición del comienzo de la actividad volcánica con las lavas y tefras de las erupciones iniciales, las primeras que se produjeron, para entender así cómo el sistema magmático está evolucionado, a través del análisis de muestras de las etapas eruptivas más recientes.

Vidas rotas en Todoque, un barrio de La Palma sepultado bajo la lava. Agencia ATLAS | Foto: EFE

Vuelos cancelados

Binter ha informado de que cancela de forma temporal los vuelos programados para el jueves con La Palma, debido a la evolución de la nube de ceniza procedente de la erupción volcánica y a las últimas previsiones meteorológicas acerca del comportamiento de los vientos en altura.

La aerolínea ha indicado en un comunicado que se ha visto forzada a tomar esta decisión por causas de fuerza mayor, ya que la situación de la ceniza en suspensión ha empeorado considerablemente y está previsto que continúe así al menos el jueves, no permitiendo que se desarrollen las operaciones con los requisitos de seguridad necesarios.

Una de las principales aerolíneas cancela todos sus vuelos para este jueves en La Palma. Agencia ATLAS | EFE

La compañía ha explicado que se mantiene atenta a la evolución meteorológica, de manera que tratará de recuperar la actividad en cuanto sea posible y siempre que las condiciones permitan retomar los vuelos garantizando la seguridad de los mismos.

Por su parte,  la compañía Canaryfly ha suspendido de manera temporal todos sus vuelos con origen y destino La Palma debido a la evolución de la situación volcánica, informa la aerolínea.

Te puede interesar:

Esta nueva suspensión temporal afecta, de momento, únicamente a los vuelos de este jueves, día 7, indica en un comunicado.

La suspensión de las operaciones afecta solo de momento a los vuelos desde y hacia La Palma, aclara Canaryfly.