Paula Lizana se desenvuelve como pez en el agua en un mundo formativo y profesional donde lo más común es que no haya presencia femenina. Además, ha sido la primera mujer en participar en los Campeonatos Andalucíaskills en la especialidad de Soldadura, subiendo al pódium con medalla de plata.

- Única alumna en esta especialidad, en los campeonatos y en tu centro. ¿Qué te hizo decidirte por esta opción?

- Una de mis amistades hizo la FP básica de fabricación y montaje, que es más o menos parecido a lo que hago yo y día a día me iba contando lo que hacía y me parecía que estaba muy chulo, por lo que decidí hacer algo parecido. También mi familia ha sido muy de trabajos manuales y siempre me ha gustado todo lo relacionado con los talleres. Otro factor importante es que es una especialidad con mucha salida laboral, algo muy importante.

- ¿En qué consiste la formación que estás recibiendo?

- Básicamente aprendemos a soldar pero también montaje de piezas, mecanizado… engloba bastantes opciones por lo que ofrece varias ramas a seguir.

- ¿Por qué piensas que puede haber tan poca presencia femenina en estos estudios?

- Porque quizás en un principio no llama la atención, puede parecer poco atractivo, o les da cosa meterse en un trabajo que generalmente ha estado ocupado por hombres. Puede ser que piensen que no están capacitadas para un tipo de trabajo así pero vamos, tenemos las mismas aptitudes que un chico para poder realizar este tipo de trabajo. Si hay algo que requiera un poco más de fuerza, al cabo del tiempo, lo hacemos. Si algo pesa mucho, es pesado para mí y para mis compañeros. Pero si ves que no puedes sola pues pides ayuda igual que hacen ellos. No hay diferencia.

- Acabas de ganar la medalla de plata en la competición Andalucíaskills siendo la única mujer que concurría en Soldadura. ¿Cuál ha sido tu experiencia?

- La verdad es que estoy muy contenta, tanto con el resultado como con la competición. Me lo he pasado muy bien, he confiado mucho en mí misma, hemos trabajado mucho en la preparación previa. Me satisface el pódium porque sirve para visibilizar que en un trabajo tan masculinizado también nosotras podemos no solo estar sino hacerlo tan bien como cualquier compañero.

- ¿Es este campeonato un buen escaparate para que otras chicas se animen a entrar en especialidades como la tuya?

- Sin duda. Creo que puede servir para que se animen y no sientan vergüenza por tomar esta opción. Mis amigas siempre me han apoyado y mi familia también. Hay que ir adelante con lo que realmente le gusta a uno. Y en clase igual, soy una más.

- ¿Tu especialidad goza de una alta tasa de empleabilidad. Tienes intención de empezar a trabajar ya?

- Bueno, mi intención es seguir formándome haciendo un ciclo superior. En la misma línea pero ya no se centra tanto en soldadura sino que aborda cuestiones como planos, informatización… más técnico.