Kiosco

Diario Córdoba

BALONMANO | HONOR PLATA

El Cajasur tendrá que ganar al Zamora y esperar para salvarse

El conjunto granate deberá derrotar a su rival en Fátima y aguardar a que no gane el Alarcos al Alcobendas para evitar el descenso de categoría

Jesús Escribano, entrenador del Cajasur, da instrucciones en un tiempo muerto. MANUEL MURILLO

El Cajasur Córdoba BM afronta este sábado a las 19.00 horas en Fátima su última final por la permanencia en la División de Honor Plata de balonmano. Los de Jesús Escribano recibirán al Zamora en un partido al límite para los granates, pues deberán vencer y esperar un tropiezo del Alarcos ante el Alcobendas para evitar el descenso a Primera Nacional. El choque Cajasur-Zamora lo dirigirán los colegiados catalanes Oriol Álvarez y Raúl Escoda. El duelo Alarcos-Alcobendas iban a arbitrarlo los hermanos cordobeses Romero. Una queja del club de Ciudad Real provocó que la Federación Española cambiara la designación y eligiera a los catalanes Jordi Pinilla y Eric Deiros para evitar suspicacias.

Cajasur y Alarcos se jugarán la última de las 5 plazas de descenso igualados a 19 puntos en la tabla a falta de un partido por disputar para ambos. Los manchegos tienen el coeficiente particular ganado al empatar en Fátima en la primera fase a 26 goles y vencer en Ciudad Real por 30-26. Los dos se jugarán la salvación ante rivales con los deberes hechos al tener la permanencia asegurada. El Alcobendas ya es matemáticamente el ganador del grupo de descenso con 28 puntos y el Zamora se encuentra en el cuarto lugar con 22. El equipo madrileño solo ha perdido dos puntos en la actual fase de la competición, precisamente en Fátima contra el Cajasur (29-27), por lo que el Alarcos se medirá a un rival más complicado que el conjunto cordobés. Uno de los actuales jugadores del Alcobendas es precisamente el portero palmeño y exjugador del Cajasur Ramón Fuentes.

Jesús Escribano, realista

Jesús Escribano, técnico del Cajasur, lamenta que “no dependamos de nosotros mismos. Tenemos que ganar al Zamora, que no es fácil, y esperar a que aparezca la suerte y Alcobendas puntúe en Ciudad Real, que tampoco lo es”.

Sobre las posibilidades de los dos equipos en este fin de semana, el técnico granate reconoció que “creo que Zamora es un rival al que, en casa, con la dinámica que tenemos y con lo que nos jugamos, debemos ganarle. Lo que veo complicado es que Alcobendas gane en Ciudad Real, por la calidad de Alarcos, por lo poco que se juega Alcobendas y por la presión que está metiendo en todos los aspectos el cuadro alarquista. Aunque se trate de otro club, es el heredero del BM Ciudad Real y eso se nota en todos los sentidos. Por desgracia, creo que tanto nosotros como Alarcos haremos nuestro trabajo”.

A pesar de tratarse de unas fechas complicadas en Córdoba por la celebración de la Feria, Escribano quiso hacer un llamamiento de cara al sábado: “A nivel de club estaría bonito que todo lo que nos rodea esté presente en Fátima, porque puede ser el final de un camino de tres años en Plata, además de una forma de despedir a una promoción de jugadores que nos han llevado a disfrutar mucho en estas tres campañas. Es un buen momento para homenajearles, independientemente de que se consiga o no la permanencia”.

Compartir el artículo

stats