El Córdoba Futsal ya ha iniciado una semana que en la Primera División está marcada por la disputa a partir del jueves de la Copa de España, motivo por el cual no habrá competición liguera. Sin embargo sí tendrá un partido el conjunto blanquiverde, ya que este miércoles jugará uno de los tres encuentros que tiene aplazados. La cita será en la cancha lucense del Burela a partir de las 19.30 horas y el partido corresponde a la 19ª jornada, pues debía haberse jugado el 5 de febrero.

Los de Josan González jugarán otro choque aplazado el día 31 de este mes, en esta ocasión ante el Barça. Posteriormente regresarán el primer fin de semana de abril al calendario normal de la liga para visitar al Movistar Inter en un duelo de la 26ª jornada.

El conjunto cordobés va a preparar el partido contra el Burela en Viveiro, otra localidad lucense que se encuentra situada a 24 kilómetros de la sede de su próxima cita liguera. Allí ya ha entrenado en la mañana del lunes y volverá a hacerlo a las 10.00 horas del martes y el miércoles.

En el mejor momento

El Córdoba Patrimonio jugará en Burela en uno de los mejores momentos de la temporada tras vencer la pasada semana al Jimbee Cartagena (5-1) y al Ribera Navarra (3-4). Precisamente desde Pamplona se ha dirigido a Viveiro para preparar su choque de esta semana. Tras medirse al Burela, los cordobeses no entrenarán más hasta la próxima semana, por lo que disfrutarán de cuatro días de descanso.

De ganar al Burela, el Córdoba Futsal lograría tres victorias consecutivas por primera vez en sus dos temporadas de permanencia en la máxima categoría del fútbol sala nacional. Sería toda una gesta, una más a sumar a las que ya ha conseguido este conjunto de la provincia.

El capitán del equipo, el cordobés Manu Leal, cree que ante el Burela jugó su equipo “un gran partido jugándole a la contra al Ribera”, además de resaltar que han afianzado la defensa a media pista, gracias a lo cual “al fin hemos enlazado dos victorias consecutivas”.

Leal espera que el duelo contra el Burela sea parecido al anterior contra el Ribera Navarra “por ser un rival que también se juega mucho, un rival directo frente al que cualquier fallo puede decantar el partido”.