ENTREVISTA | Edgar Burgos Director de la Semana de Cine de Córdoba

Edgar Burgos: «Los festivales que trascienden son los que conectan con la calle»

Edgar Burgos, director de la Semana del Cine de Córdoba.

Edgar Burgos, director de la Semana del Cine de Córdoba. / MANUEL MURILLO

Cristina Ramírez

Cristina Ramírez

La Semana del Cine de Córdoba, impulsada por la asociación Record, llega a su segunda edición con vocación de consolidarse y seguir creciendo, siempre y cuando cuente con el apoyo necesario. Su director, Edgar Burgos, la afronta con ganas y entusiasmo. Si algo tiene claro es que la cita debe ser un evento abierto a la «gente de a pie» y que los jóvenes y profesionales deben aprovecharse de la rica programación que Cinema23 trae consigo desde mañana.

¿Cómo encara la segunda Semana del Cine de Córdoba?

Con la intención de consolidarla. Es la segunda edición. Un festival de renombre no se hace de un día para otro. Entendemos que es un work in progress y este segundo año la idea es consolidar la iniciativa con una mejor programación, ampliando lo que funcionó el año pasado y descartando lo que no lo hizo. Pero con ilusión y, sobre todo, muy contentos de la programación que hemos conseguido este año.

¿Cuáles creen que son los puntos fuertes del festival tras la experiencia pasada?

Tenemos diferentes secciones. Ya dependiendo del interés que cada uno tenga. Por un lado, tenemos las proyecciones. Creo que traemos películas bastante interesantes empezando por La espera de Francisco Gutiérrez. También el documental La Singla. Tenemos hasta diez películas con distintas secciones que van a proyectarse en Filmoteca. Y luego, por otro lado, las secciones paralelas que serían Cinema Lab, que está destinado a proyectos en desarrollo, que cuenta con un laboratorio donde se les asiste y se les ayuda un poco a conseguir la financiación para su proyecto; Cinema Trining, que es otra sección que está enfocada, sobre todo, a impartir talleres formativos a gente de 18 a 35 años que está empezando en el mundo audiovisual, y la sección Cinema Talks, que son mesas redondas o cualquier tipo de evento relacionado con intervenciones, diálogos, industria, etcétera. Creo que cubrimos un abanico bastante completo y, dentro de que todo está vinculado y relacionado con el cine, ya dependiendo del interés que tenga cada uno. Me imagino que a la gente joven le interesará más Cinema Training, a la gente profesional el Cinema Lab y al público general las proyecciones.

¿De qué forma ha evolucionado Cinema23 en esta edición?

Bueno, intentando hacer cosas mejores con el mismo presupuesto que el año pasado, lo cual hace que todo sea mucho más difícil porque somos un grupo pequeñito. La sensación este segundo año es que hemos crecido mucho en ambición pero no en presupuesto y eso lo que ha provocado es más trabajo para todo el equipo. Pero estamos contentos porque es un reto personal. Para nosotros es muy importante dar un salto presupuestario de cara al año que viene porque si no tendremos que dar un paso hacia atrás en cuanto a contenido, eso lo tenemos claro todos. Somos un festival pequeñito pero con ganas de crecer.

Y vocación de perdurar, supongo.

Sí, los festivales que funcionan y que trascienden son los que conectan con la calle, con la ciudadanía. Un festival de puertas adentro puede tener mucho caché y mucha consideración a nivel industria, pero si la gente no se entera de que este festival se está celebrando no es un buen festival, bajo mi punto de vista.

¿Cómo cree que ayuda esta semana a los profesionales que están empezando a trabajar en el sector?

Yo estuve en esa posición hace 15 o 20 años. Creo que muchas veces en Córdoba tendemos a lamentarnos de muchas cosas sin darnos cuenta de que están haciéndose cosas. Yo le diría a la gente joven -que muchas veces está en mil frentes, pero que no está donde tiene que estar, que esté pendiente de las cosas que se hacen en su ciudad- que vaya y asista a estas cosas porque todo lo que no tenga afluencia y participación no se repetirá al año siguiente. Que aprovechen esas oportunidades porque yo no las tuve. Somos gente que nos dedicamos al cine, que entendemos lo que es hacer cine y las dificultades que implica. Esto es una oferta formativa y una programación bastante rica y bastante potente y no la tienen en Madrid ni en Barcelona ni en Sevilla, la tienen aquí.

¿Qué peso tiene el cine en Córdoba?

Yo creo que se hace mucho pero hay poca gente trabajando a nivel profesional. Hay mucha gente rodando o estudiando, pero poca que se dedique o viva de ello. Hay una diferencia entre que esto sea un trabajo o un vídeo entre amigos. Tenemos que entender que esto es una profesión y que se tiene que cobrar, la gente se tiene que ganar la vida. Hay cosas que se tienen que hacer al principio, pero si con treinta y pico o cuarenta años estás pidiendo favores y estás haciendo rodajes entre amigos no eres un profesional. O cobras o te tendrás que dedicar a otra cosa.

¿Qué novedades trae esta edición y qué proyecciones destacaría?

Yo destacaría la película con la que abrimos la Semana que es La espera, una película hecha en Andalucía y por dos cordobeses, Francisco Gutiérrez y Antonio Pérez. Y destacaría también el pase de Séneca porque me parece que es una película que va a apelar mucho al diálogo y puede generar una conversación en torno a ella, independientemente de la calidad de la película. Y luego, a nivel de novedades, yo destacaría que el Premio del Público va a recibir el nombre de Martín Cañuelo, la persona impulsora de los cines de verano en Córdoba, y estamos muy orgullosos de ello. También este año debuta esa figurita que es el Cervatillo de Bronce y que habrá dos secciones competitivas que opten a él: el cortometraje y el largometraje.

¿Qué temáticas abordan los filmes?

Hay de todo. Es cierto que este año, a nivel de documental, hemos apostado bastante por el documental musical, que a mí es un género que me gusta a nivel participar. Pero es que, aparte, la cosecha era bastante buena. Tenemos el documental de Tangana, el de Eric de Los Planetas y también el de La Singla, que es uno de los mejores documentales de este año. Luego tenemos películas de género como Una noche con Adela o La espera. O películas con un drama de corte más indi como puede ser Amanece o Fueron los días. También la película ganadora de la Seminci de Valladolid, La Imatge Permanent, que no ha pasado por Córdoba.

¿Quién es el gran protagonista del evento?

Yo creo que el cine en general. Aunque si tuviera que destacar alguno, por los tristes motivos del fallecimiento, diría Martín Cañuelo. Más allá de otorgar su nombre al Premio del Público vamos a hacer una mesa redonda debatiendo cuál es el futuro de los cines de verano en la ciudad.