Entrevista | Francisco Javier Gutiérrez Director de cine

«Después de trabajar en EEUU, quería arriesgar y hacer algo más personal»

El cineasta cordobés más internacional estrena 'La espera' el día 15, pero el 11 se preestrenará en la Filmoteca, dentro de la segunda Semana de Cine en Córdoba

El director de cine Francisco Javier Gutiérrez.

El director de cine Francisco Javier Gutiérrez. / CÓRDOBA

En plena promoción de La espera, su última película, Francisco Javier Gutiérrez, el cineasta cordobés más internacional, se muestra feliz ante el estreno del filme el próximo día 15 y, sobre todo, por el preestreno en la Filmoteca de Andalucía el día 11 en lo que supondrá la inauguración de la segunda Semana de Cine en Córdoba. En esta cinta, en la que abandona las comodidades y presupuestos de EEUU, Gutiérrez vuelve de alguna manera a sus orígenes fusionando lo fantástico, que siempre ha manejado con virtuosismo, con el más americano de los géneros, el western, rindiendo así homenaje al séptimo arte de épocas pasadas con una historia centrada en el campo andaluz de los años setenta del pasado siglo en la que ha trabajado con total libertad, dada la independencia de la que goza este filme. 

‘La espera’ ya ha pasado con éxito por distintos festivales. ¿Cómo afronta su estreno?

Después de hacer Rings, mi última película con Paramount, tenía la necesidad de hacer algo más personal. Cuando trabajas con la industria norteamericana, aunque se hace con presupuestos muy holgados y muchos medios y talento, tienes poca libertad creativa. Esto era una franquicia de cine de terror muy preestablecida. Y para hacer algo más personal pensé en mi tierra, en Andalucía. Es una película muy nuestra, española y sin complejos, donde he intentado emular cine americano, hacer algo diferente jugando con los géneros y arriesgando. Por otro lado, los que me conocen saben que siempre me escapo de donde sea para hacer un pase en Córdoba desde que hice Tres días, así que para mí es un honor este preestreno en mi ciudad.        

También hemos conocido estos días su nominación a mejor director en los premios Asecan, ¿Son especiales estos premios por venir de su tierra?

Sí, me siento muy honrado. Me emociona especialmente todo lo que venga de Andalucía y creo que se nota en mis películas, con las que también intento exportar nuestra personalidad. 

¿Qué nos cuenta en ‘La espera’?

Es una película de la que es mejor no saber demasiado porque va mutando a medida que avanza. La historia empieza con el guarda de una finca de caza que vive con su mujer y su hijo y recibe un soborno por parte de un cazador que le cuesta aceptar, pero por el bien de su familia acaba haciendo. A partir de ahí se desencadenan una serie de acontecimientos que lo arrastran a un descenso a los infiernos. 

En este filme retrata un tiempo en decadencia. ¿Cómo ve el momento actual?

La espera transcurre a primeros de los años setenta del pasado siglo y hace referencia a ese cine de Los santos inocentes o La caza, una época muy convulsa en la que se marcaban mucho las diferencias sociales. Mi percepción desde Estados Unidos es que actualmente hay mucha inestabilidad y confrontación. Por otro lado, hay demasiados elementos, como la eclosión de la Inteligencia Artificial, que no tenemos tiempo de asimilar. Tiene tantas vinculaciones y usos, que, por ejemplo, ha desembocado en la huelga de guionistas de EEUU porque hay productoras que acuden a la IA para hacer guiones o suplantar a actores.

Eso da casi tanto miedo como sus películas.

Totalmente. Es una película de terror real. Está llegando tan rápido que, de alguna manera, hay que regularlo porque si no esto arrasa e invade los derechos de las personas. También tiene una parte brillante, es una herramienta muy eficaz, pero hay que saber utilizarla. 

En esta película vuelve a ponerse a sus órdenes el actor Víctor Clavijo, que también opta a un premio del cine andaluz. ¿Cómo ha sido el reencuentro? ¿Es un intérprete especial para usted?

Sí, es uno de los mayores talentos que tenemos en España y volver a encontrarme con él era parte de plan que tracé para hacer la película. Es un actor muy comprometido, con una capacidad camaleónica y entrega que tienen muy pocos.  

Sevilla y su sierra son el escenario de este filme. ¿Cómo lo han recibido en el festival de cine de esa ciudad?

No diría que se centra en Sevilla, sino en Andalucía. De hecho, no especifica nunca el terreno y la película no transcurre en la ciudad reconocible, sino en un campo andaluz, igual que en Tres días. En el festival se ha recibido muy bien porque se entiende el contexto y ha gustado mucho. En estado Unidos la ven más como un western de intriga.

Algunos la califican como muy inmersiva. ¿El espectador debe ir preparado para sudar de miedo, sufrir y sentir pánico?

Sí, aunque yo no diría que es una película de terror, más bien de suspense. Es un thriller muy inmersivo y absorbente porque tiene una mirada muy directa en primera persona desde los ojos de Víctor Clavijo, que está irreconocible. Por otro lado, la atmósfera es muy calurosa, lo cual no la hace muy navideña a pesar de que se estrena el 15 de diciembre. Es oscura e intensa y de emociones fuertes.      

Es una película independiente, en la que prácticamente no ha contado con ayudas. De alguna manera ha vuelto a épocas pasadas de su trayectoria.

Así es, lo cual tiene algo de romántico. No hemos tenido que responder a ninguna plataforma ni a ninguna televisión, excepto Canal Sur, que tienen unos parámetros no tan estrictos como en EEUU, pero coartan la libertad creativa, algo que yo he tenido con La espera, donde me permito hacer un homenaje al cine clásico.    

Incluso recurre a recursos de la época anterior a la digital, con elementos casi caseros. 

Hay efectos especiales en la película que están hechos a la antigua usanza, como se hacía en los años ochenta. Ha sido una decisión artística, hoy en día un efecto digital no cuesta mucho y nos lo hubiéramos podido permitir pero era un homenaje a ese cine artesanal, que era precioso y se notaba el amor de los que lo hacían. Con La espera quería transmitir ese tipo de cine y rendirle un homenaje.   

¿Cómo fue este rodaje después de trabajar en Estados Unidos? ¿Ha notado grandes diferencias?

Sí, y contaba con ello. Venía preparado para hacer algo arriesgado.  

La Semana de Cine de Córdoba celebra su segunda edición. ¿Qué le parece esta iniciativa? ¿Le ve recorrido?

Es una iniciativa muy positiva para la ciudad, Córdoba se merece un festival de cine como tienen otras ciudades andaluzas, pero, haciendo una autocrítica del espíritu cordobés, a la gente de nuestra ciudad le cuesta mucho involucrase en eventos culturales.