Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

Actos en torno a la festividad de Todos los Santos

Normalizar la muerte

Desiderio Vaquerizo presenta una publicación sobre los rituales funerarios en Roma auspiciada por Tanatorios Córdoba

Desiderio Vaquerizo durante su exposición. Oscar Barrionuevo

«En Roma no existió una concepción única del mundo funerario: hubo tantas concepciones de la muerte como individuos», señala el arqueólogo e historiador Desiderio Vaquerizo, que este jueves ha presentado la publicación Ritos funerarios en Roma. El triunfo de la memoria sobre la muerte en el salón de actos de Tanatorios Córdoba, dentro de los actos que esta empresa funeraria está celebrando con motivo de la festividad de Todos los Santos y con los que pretende, de alguna manera, normalizar la relación que las empresas funerarias mantienen con la muerte y con la sociedad.

Esta obra tiene su origen en una exposición de dibujos sobre el ritual funerario romano del ilustrador Miguel Ángel Carmona dirigida por Vaquerizo, que apoya la muestra con sus textos, que Tanatorios Córdoba realizó con motivo del Forum de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef), celebrado en Sevilla la pasada semana.

«Cuando nos pusimos a trabajar, gustó tanto el resultado que, al final, lo que iban a ser unos textos cortos de apoyo a las láminas se ha convertido en un pequeño libro que pretende recrear cómo funciona el ritual funerario romano y los elementos que se han mantenido a lo largo del tiempo, porque la intención de esta empresa es normalizar la muerte, que forma parte de la vida», ha explicado el arqueólogo.

Esta publicación, «muy gráfica, divulgativa y cuidada», es la primera de otras similares que vendrán sobre los ritos funerarios de otras etapas de la historia, y en ella Vaquerizo despliega sus conocimientos sobre Roma y su concepción de la muerte, «muy diferente a la de la cultura judeocristiana». «No hubo una postura única sobre esto en Roma. Unos pensaban que la muerte conducía a la vida eterna, otros que con ese paso terminaba todo y también los había que creían que el alma se descomponía en el éter y llegaba a alcanzar los astros en función del grado de virtud en vida», relata Vaquerizo en esta obra, en la que el experto también pone de manifiesto la existencia en Roma de empresas de pompas fúnebres que se contrataban por parte de la familia del fallecido, «ya que tenían operarios especializados en el amortajamiento, el maquillaje del cadáver y en el ritual».

Exposición

También descubre Vaquerizo en esta publicación la existencia en la antigüedad de asociaciones de seguros de decesos muy parecidos a los que existen en la actualidad. «Se pagaba una cuota y estas asociaciones garantizaban un funeral digno», ha continuado Vaquerizo, que ha subrayado que «al romano, si algo le aterrorizaba era no recibir un ritual funerario adecuado que le garantizara el paso al otro mundo de forma rigurosa, porque temían quedarse en el límite y convertirse en un muerto no muerto, en un fantasma». Por otro lado, el ser humano siempre ha aspirado a la eternidad, perdurar a través de nuestros hijos o nuestra obra, y en el caso de los romanos «intentaban acompañarse de un monumento que pudiera ser perdurable en el tiempo y dejar garantía de su memoria a través de él», ha proseguido el especialista.    

Ligado a este acto, en el auditorio de Tanatorios Córdoba se ha podido contemplar una muestra muy significativa de la singular evolución de las urnas funerarias, remontadas a distintas culturas y épocas, que durante tantos siglos han cubierto las necesidades con estos peculiares recipientes.

Compartir el artículo

stats