Kiosco

Diario Córdoba

Al margen

Llenos de gracia

Un momento de Llenos de gracia.

Comedia amable, familiar, construida a base de buenas intenciones y a partir de un caso real: el de un niño criado en un orfanato al borde de la extinción que llegó a ser futbolista profesional, conocido como Valdo, jugando en diferentes equipos de la liga española.

La película es el segundo largometraje de su director (Roberto Bueso), después de La banda (2019), y puede que nos remita a ese subgénero que tanto éxito aportó a Javier Fesser con Campeones (2018), aunque no creo que llegue a igualar su recorrido después de ser la producción que clausuró fuera de concurso la última edición del festival de Málaga.

El guion que ha escrito el director, junto a Óscar Díaz, se sitúa en los años noventa y arranca cuando llega a la institución (El Parral) la hermana Marina, interpretada con la solvencia que suele dar a sus papeles Carmen Machi, encontrándose con un centro condenado al cierre y unos chicos bastante inquietos y deseosos de hacerle la vida un tanto incómoda a la recién llegada. Poco a poco, la monja irá tomando contacto con la pandilla y tratará de llevarla a su terreno inventándose un equipo de fútbol casi imposible, pero que conseguirá inocularle la suficiente ilusión como para conseguir más de un milagroso resultado, a la vez que busca soluciones para que estos niños continúen bajo el techo que les cobija, ya que la Iglesia amenaza con destinar el edificio a otros menesteres en forma de operación inmobiliaria.

El reparto está conformado por intérpretes experimentados como (además de la Machi) Paula Usero, Nuria González, Pablo Chiapella, Manolo Solo, que intercambian actuaciones con otros más desconocidos, que aportan frescura y desparpajo, como los actores más jóvenes que componen la cuadrilla de revoltosos que traerán por la calle de la amargura a esta divertida monja que acaba de aterrizar y con la que no lo tendrán fácil.

Por tanto, una cinta recomendable para estos días de extremo calor, por su humor refrescante y directo, con un claro espíritu de superación y con la esperanza de vencer adversidades cuando todo se da por perdido.

Compartir el artículo

stats