Kiosco

Diario Córdoba

ENTREVISTA Juan Carlos Limia Director general de Cultura del Ayuntamiento y gerente del IMAE

«El Festival de la Guitarra está dirigido a gente con gusto gourmet»

El director del Festival de la Guitarra de Córdoba, Juan Carlos Limia. | A.J. GONZÁLEZ

Una nueva edición del Festival de la Guitarra llega a principios de julio tras 4o años de un evento que ha superado contratiempos como una pandemia, todavía en curso, y que no ha estado exento de polémicas. Otro año más, la guitarra vuelve a ensalzarse en Córdoba con un programa variado, bajo la batuta de Juan Carlos Limia. El director general de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba y gerente de los teatros municipales posee años de experiencia en el sector cultural. Sin embargo, todo bagaje es poco para dirigir un evento en periodo de inflación, con contratiempos, y una resolución siempre inesperada. Pese a todo, el Festival de la Guitarra sigue muy vivo.

¿Qué cree que diferencia esta edición con respecto a las anteriores?

Hay diferencias notables. Una de ellas es que se han recuperado los cursos de formación, que no pudieron realizarse el año pasado. Este año también hemos implementado un pequeño programa ‘Patios de guitarra’, que lleva jóvenes guitarristas a las casas y patios más tradicionales de Córdoba. Se incluyen la Posada del Potro, el Palacio de Orive, el Palacio de Viana, la Casa Árabe, la Casa de las Campanas y la plaza del Museo Arqueológico.

¿Esta programación paralela es un indicio de la intención de volcar más el festival hacia la ciudad?

Esta extensión territorial que se está haciendo busca una mayor conexión con la ciudad extra muros de nuestros propios espacios teatrales: el Góngora, el Gran Teatro y el Teatro de la Axerquía. Estamos hablando de un total de once espacios para conciertos; como el cine Fuenseca, el Conservatorio para los cursos de formación, el Bulevar para la exposición de la guitarra. Estamos llevando a cabo esa extensión del territorio a fin de maridar todo lo posible el festival con la trama urbana.

¿Sobre qué bases fundamentales se ha asentado la organización?

La estructura del Festival de la Guitarra tiene tres pilares. El programa formativo, el programa de actividades complementarias y lo que más atrae a los espectadores que, evidentemente, es el programa de espectáculos. Los espectáculos se organizan de manera que haya una presencia equilibrada de la guitarra clásica, la guitarra flamenca, la guitarra de pop, el jazz y la guitarra de rock. Se busca que estas guitarras estén representadas en el programa.

«El festival supone una oferta asentada en la ciudad desde hace mucho, con efervescencia»

decoration

Aunque el flamenco ha sido potente en ediciones anteriores, en esta es minoritario.

Efectivamente, este año es un género minoritario. Está el espectáculo de Sara Baras, el espectáculo de José María Gallardo con Miguel Ángel Cortés, que es uno de los grandes guitarristas del momento, y tres de los conciertos de Patio de Guitarra también son flamencos. El hecho de que no haya grandes nombres del flamenco en el programa se ha hecho a propósito, ya que este noviembre celebramos el Concurso Nacional de Arte Flamenco.

¿El festival va ganando suficiente proyección nacional?

Los festivales como el nuestro, que son festivales específicos y monográficos, no tienen una fácil penetración en términos de masa, sobre todo en una temporada de julio y agosto donde se celebran en España más de cien festivales. Este es un festival especializado dirigido fundamentalmente a gente que tiene un gusto gourmet, si se me permite. Es una manera muy distinta a acercarse a los espectáculos respecto a la del público de los festivales de masa. Pero es cierto que un festival de esta tipología tiene una proyección suficiente. Siempre se puede promocionar más. Cuando se habla de promoción nunca se sabe dónde está exactamente el límite. La medida es muy elástica. Ya estamos tratando de aumentar la visibilidad con una fuerte presencia en redes y en diarios de tirada nacional. Nos parece que la promoción es suficiente, aunque siempre puede aumentar.

¿Sigue siendo difícil programar con artistas internacionales?

Sí. Todavía hay cierta resistencia por parte de los artistas internacionales a venir por el efecto de la pandemia, que sigue viva, y por la incertidumbre económica y anímica que crea la situación actual de los territorios de la antigua Unión Soviética. Todo esto limita la presencia de los artistas internacionales. No obstante, nosotros hemos logrado traer en otras ediciones a John Scofield, Andrés Calamaro o Parsons, que desgraciadamente no actuará. Aunque no es fácil conseguir estos artistas actualmente.

«No es fácil ofertar nueve días de espectáculos en tiempo de inflación y pospandemia»

decoration

¿Espera más público respecto al año anterior?

Sinceramente no espero más público. Ojalá me esté equivocando en esta previsión, pero no espero mucho más público. Es verdad que la gente tiene ganas de salir, y así lo transmitió el presidente de la Asociación de Festivales de España, se está viendo una retracción general del público en la compra de entradas. Por tanto, no creo que este año haya un número por encima del pasado. Sobre todo tras la caída de Alan Parsons.

¿El festival está cogiendo más efervescencia?

Me gustaría decir que sí, pero creo que no. El festival es una oferta muy asentada en la ciudad desde hace mucho. La efervescencia ya la tiene ganada, ahora se trata de mantenerla o incluso de aumentarla. Ese es el reto de los próximos años. El hecho de que tengamos tres espectáculos con sold out lo demuestra. Es un evento complejo porque no es fácil ofertar nueve días de espectáculos en las circunstancias actuales de pospandemia e inflación.

¿Se sigue barajando desde el IMAE la posibilidad de externalizar algunos conciertos del Festival de la Guitarra?

La iniciativa privada ya está presente en el festival. De hecho, las contrataciones que se hacen para los conciertos de la Axerquía y que suelen tener más atracción de público se hacen con empresas de contratación privadas, que se dedican al mundo del espectáculo. Sí es cierto que el Gobierno municipal y el propio consejo rector del IMAE barajan la posibilidad de contratar una empresa privada para la dirección artística del festival. Sigue encima de la mesa como una opción y no sé si estará vigente para el próximo año o para el siguiente. Se baraja la posibilidad, pero insisto. El sector privado está presente a través de la contratación de artistas.

Compartir el artículo

stats