Kiosco

Diario Córdoba

Al margen

El hombre del norte

Una imagen del film 'El hombre del norte'. CÓRDOBA

A la vista del resumen argumental, el futuro espectador de este filme podría pensar en una nueva versión del Hamlet de W. Shakespeare. Sin embargo, no estamos hablando exactamente de ello, pues la película que ha dirigido Robert Eggers (La bruja y El faro) sitúa la acción en la Islandia del siglo X; por tanto, es una historia de vikingos, y su personaje protagonista se llama Amleth (interpretado con solvencia por Alexander Skarsgard). Y podríamos seguir enumerando bastantes diferencias sobre el texto teatral y esta versión cinematográfica, pues aquí se ha sustituido la poesía por violencia y la hermosura de unos inteligentes y metafísicos diálogos por los delirios, belleza paisajística y lo explícito donde antes había sugerencia. No obstante, también existe algo fundamental en lo que confluyen las dos obras (teatral y cinematográfica): en la fuente que las inspira, una leyenda nórdica escrita muchos siglos antes del origen.

Con un metraje de 136 minutos que podría haberse montado de otra forma que hiciera más fácil su visionado, el filme se articula dando de lado en todo momento a la perspectiva shakespeariana del asunto que toca: el honor vengado de un hijo después de asistir a la muerte de su padre, asesinado por su tío que, a continuación, se une con su madre. Como digo, pese al parecido del asunto tratado, la forma de atacar el tema difiere fundamentalmente a la hora de apostar por ciertos aspectos que acerquen la producción a lo espectacular, donde la insinuación brilla por su ausencia. No obstante, hay que reconocerle una calidad artística muy compatible con lo anteriormente dicho. Así pues, estamos ante un intento de compatibilizar la búsqueda de ciertos valores estéticos y artísticos con una forma de entretenimiento que no ahorra violencia extrema, puesta en imagen sin escrúpulo alguno.

Con respecto a las interpretaciones, hay que poner de manifiesto la magistral lección que da Nicole Kidman a la hora de encarnar su complicado personaje, el de la madre de Amleth. Asimismo, Anya Taylor-Joy sabe perfectamente recrear a la joven que enamorará al protagonista. En resumen, bella y dura a la vez.

Compartir el artículo

stats