En su deseo de poseer un jardín, el sultán Abdalah emprenderá un viaje de aprendizaje y crecimiento personal guiado por las indicaciones de un sabio y enigmático jardinero llamado Al Yannan. En la génesis de este peregrinaje de carácter espiritual, la semilla de un jazmín simboliza la belleza poética, la armonía y la paz existencial con el entorno.

Ignacio Abella (Vitoria, 1960) es naturalista además de escritor y realiza una labor de investigación creativa en el ejercicio de la plantación y mantenimiento de árboles y jardines. La naturaleza es su fuente principal de inspiración, observación y estudio. Como narrador cuenta con títulos como El hombre y la madera (1985), La memoria del bosque (2007), El gran árbol de la humanidad (2012), El bosque sagrado (2017) o Aves familiares (2017). En su reciente libro, Al Yannan, el jardinero, nos ofrece un relato impregnado de belleza y misticismo al estilo de la tradición sufí.

En el trayecto hacia el conocimiento y la luz, el sultán se enfrentará desde una «torre» con mihrab, a la soledad, al silencio, a la mera observación en una especie de ensueño que lo lleva a encontrarse a sí mismo en la desnudez y abandono de lo material y en comunión con la naturaleza. El jardín es el Edén, el paraíso perdido al que se podrá retornar a través de la negación de los miedos, abandono de la ambición, la elección de la libertad y una mayor dedicación, cuidado y atención a la Tierra, a las señales que nos transmite para no descuidarla, y, en consecuencia, no destruir el sustrato de la felicidad.

De esta forma, la verdad última se mostrará en el reencuentro con el hábitat, con el Árbol de la Vida; sustento nutricio, sanador, espiritual y creativo.

Ignacio Abella nos propone un bello relato de sublimación a través del Amor a las plantas, al jardín y a la tierra como proveedora de frutos, aromas, creatividad y gozo.

‘Al Yannan, el jardinero’.

Autor: Ignacio Abella.

Editorial: Almuzara. Córdoba, 2021.