Kiosco

Diario Córdoba

SE HA DEBIDO A LOS CAMBIOS DE PRESIÓN Y LA ENTRADA DE AIRE EN LAS CONDUCCIONES

Una rotura en la red municipal deja sin agua durante varias horas el sector Este de Lucena

El corte se inició antes de las 12.00 horas y se prolongará, al menos, hasta las 16.00 horas

Los empleados municipales trabajan para reparar la avería. Manuel González

Una rotura en la red de abastecimiento municipal de agua en Lucena acrecienta los problemas en el suministro. Desde antes del mediodía y hasta, al menos, las 16.00 horas de hoy jueves, mientras Aguas de Lucena acomete la subsanación de la fuga y la sustitución de la tubería, los vecinos de la zona de la calle Rute y Santa Teresa no recibirán agua corriente en sus domicilios.

Los técnicos municipales presumen que los continuos cambios de presión, aplicados por el Ayuntamiento al objeto de recobrar un nivel aceptable en los depósitos de La Calzada y El Cahíz, y el consiguiente acceso de aire a las canalizaciones han causado la incidencia. Este “golpe de ariete”, como lo ha definido el alcalde, Juan Pérez, ocurre en un tramo de las conducciones de acentuada antigüedad y que aún conserva infraestructuras de fibrocemento.

La detección de esta fisura en las instalaciones hidráulicas sucede cuando el Ayuntamiento empezaba a “albergar cierto optimismo” en el restablecimiento del volumen de los almacenamientos de agua municipales. Entre ambos depósitos, esta misma mañana, la medición ya se elevaba a los 1,88 metros. “Desgraciadamente, las situaciones adversas se vuelven ahora más adversas todavía”, ha lamentado el regidor, Juan Pérez, durante su visita a la actuación de urgencia que se ejecuta en la calle Joaquín Jiménez Muriel.

Los trabajos han precisado de la interrupción de dos válvulas de abastecimiento, localizadas en el Puente de San Juan y Plaza del Mercado.

Justo antes de sobrevenir esta incidencia, el Ayuntamiento había decidido aumentar, en este jueves, la primera franja horaria de reducción de la presión, adelantando el comienzo a las 11.30 horas.

Actualmente, entre el consumo diario y la recepción de recursos hídricos del Manantial de Zambra y de Emproacsa, el déficit que acumula Lucena es de unos 1.000 metros cúbicos. Con el descenso en la fuerza del agua y la supresión de los riegos públicos, si no concurren nuevas averías, propias o ajenas, el alcalde confía en regresar “en un tiempo razonable” a una situación normalizada.

Compartir el artículo

stats