Kiosco

Diario Córdoba

PREVISIONES DEL SECTOR EN VERANO

El turismo rural confía en que «la última hora» acabe llenando los negocios

Emcotur estima que los resultados serán similares a los del año pasado | La actual situación económica ha cambiado algunos hábitos de los clientes

Las casas rurales con piscina son las que antes están cubriendo sus reservas. CÓRDOBA

Con la entrada del verano los negocios de hostelería de la provincia empiezan a hacer sus estimaciones para ver si se cumplen las expectativas puestas en los establecimientos. En Córdoba, durante el verano, uno de los subsectores que más actividad genera es el de los alojamientos y viviendas rurales que, tal y como está la situación económica actual, se ha convertido en una de las fórmulas más satisfactorias para poder disfrutar de la estación.

Según los datos que maneja Emcotur, la asociación que agrupa a más de 200 negocios de toda la provincia, las previsiones que se tienen ahora mismo sitúan de media las reservas ya cerradas en torno al 80% para el mes de julio y por encima del 90% para agosto, con la esperanza, según apunta el portavoz de la asociación, Francisco Linares, «de que las reservas de última hora acaben de completar las plazas». No obstante, apunta ciertos cambios en el flujo de visitantes, entre los que destaca que se está observando que en julio las reservas están más orientadas a los fines de semanas o puentes (dos o tres días), mientras que las de agosto son más de semanas enteras y, en algunos casos, quincenas (que son los menos).

Un grupo de turistas llega a pasar unos días a una casa rural del Guadiato.

Esos datos coinciden con los que se recogen en el portal Escapada Rural, uno de los más destacados de esta materia en España, donde se indica que «el 66% de los viajeros rurales españoles aún no ha planificado sus vacaciones de verano» y que, de los que ya las tienen planificadas, gran parte de ellos tendrán en el destino rural «sus únicas vacaciones». No obstante, se repite la tendencia de última hora, pues de los que tienen claras sus vacaciones, el 44% aún no ha formalizado su reserva» , apunta la publicación.

Linares indica, después de haber sondeado todas y cada una de las comarcas de la provincia por medio de sus socios, que se ha podido constatar que, debido a la subida del coste de la vida, sobre todo el combustible, se está apreciando que las estancias reservadas son más cortas y también que los clientes proceden de zonas cercanas, «es decir, familias que otros años han ido a las playas y tenían varias horas de carretera, este año están reservando alojamientos rurales del entorno». Asimismo, el portavoz de Emcotur apunta que también se está notando que los grupos que formalizan las reservas son más grandes que los de años anteriores, aunque estos suelen tener estancias cortas de dos o tres días, mientras que los pequeños, al menos el año pasado, eran de semanas enteras. Linares señala que lo primero que solicitan los visitantes es que la vivienda tenga piscina, por eso los negocios que cuentan con ello son los que primero cubren sus plazas.

Un grupo de turistas disfrutan del paisaje de la Subbética en un alojamiento rural .

Volviendo al terreno económico, además del precio del combustible, otro detalle que hace que estos negocios sean actualmente algo más atractivos es que «no hemos subido los precios», como sí ha ocurrido en los destinos de playa. El empresario apunta que eso es normal porque «nuestros alojamientos requieren menos personal (suelen ser negocios familiares) y, además, el cliente, por lo general, suele cocinarse él mismo y, por lo tanto, los gastos en comida son los mismos que si estuviera en su propia casa».

En este aspecto incide también Juan José García, titular de Rivero Rural, alojamiento de la Vega del Guadalquivir, quien tiene un punto de vista algo más pesimista de la situación, «los bolsillos no están en buen momento, y eso que nosotros no hemos podido subir el precio, a nadie se le ocurre hacerlo tal y como están las cosas. Creo que se presentan malos tiempos para el consumo de ocio». García indica que, tras los dos años de la pandemia, en los que estos negocios han funcionado muy bien, «este año, con eso de que ya hay más oferta en la costa y que también ha aumentado el número de casas, si no legales sí en alquiler, pues ha hecho que bajen las reservas». Además, señala que el cliente que está sustentando esta actividad es el nacional y el de proximidad, como apuntaba Linares, porque «el turismo internacional no ha despegado tampoco». También incide en ese detalle el portal Escapada Rural, que apunta que el 73% de las reservas formuladas proceden de viajeros nacionales.

Los Pedroches ofrece numerosos itinerarios rurales por descubrir. RAFAEL VALENZUELA

Entrando en los detalles por comarcas, los datos que maneja Emcotur indican que la comarca con más trayectoria en turismo rural, la Subbética, presenta una ocupación media para julio y agosto del 85% en la actualidad, «aunque hay casos puntuales que ya están completos». No obstante, insiste en lo de casos puntuales, si se habla alojamientos fuera de los cascos urbanos, porque los que se encuentran en el interior rondan el 50%, con perspectivas de que alcancen el 60%.

En lo que se refiere al Guadiato, los establecimientos con piscina están reservados en un 75% durante los fines de semana de julio y algún caso concreto llega al 90%, mientras que en agosto «esperamos que se supere el 90%». Los de interior de los pueblos están por ahora al 20% y la perspectivas son de llegar al 40%.

El turismo rural confía en que «la última hora» acabe llenando los negocios RAFAEL VALENZUELA

En la comarca del Guadajoz, mientras que los hoteles o negocios de los cascos urbanos registran actualmente un 25%, los del campo, con piscina, ya tienen unas reservas que rondan el 75%. La previsión que se maneja es la de alcanzar cerca del 95%. Algo mejores son las expectativas de la Vega, donde ya están las reservas para julio y agosto al 90% y se espera cubrir todas las plazas, algo que ya ocurre en algunos casos muy especiales. En este caso, los establecimientos urbanos superan ya el 70%.

En el Alto Guadalquivir cordobés, las plazas están reservadas por encima del 80% para julio y agosto, con la esperanza de alcanzar el 95%, cifra que también se espera en la Campiña, donde en estos momentos las reservas formalizadas se acercan al 80%, igual que ocurre en la comarca de Los Pedroches, aunque en esta zona, que también aspira a cubrir el 95% de sus camas, todavía no pasa del 40% en algunos casos.

Compartir el artículo

stats