Kiosco

Diario Córdoba

el nuevo equipamiento abrió sus puertas en febrero

La Casa Azul de Nueva Carteya inicia su actividad con 25 plazas de estancia diurna

El centro municipal está gestionado por una empresa de economía social

Josefina Baena, en una de las salas del centro. M. ARIZA

La unidad de estancia diurna La Casa Azul de Nueva Carteya ha iniciado su andadura con 25 plazas en total, de ellas 15 son concertadas. El objetivo de este proyecto, explica Josefina Baena, socia y trabajadora, es «atender de manera personalizada a nuestros usuarios, evitando la sobrecarga de la familia». La gestión de este centro está en manos de una empresa privada, pero de economía social. «Los trabajadores somos los dueños de la empresa y no está enfocado hacia el beneficio económico, sino a la prestación de nuestro servicio» con los mayores, asegura. Son cuatro socios que tienen distintas funciones, dirección, asistencia de enfermería, psicopedagogo y atención sociosanitaria.

Baena explica que esta iniciativa surgió hace unos diez años desde un grupo de chicas que estudiaban el curso de atención sociosanitaria en Montilla y «se nos ocurrió crear una empresa, en una época en la que el Ayuntamiento de Nueva Carteya estaba finalizando estas instalaciones y decidimos presentarnos a la licitación». Desde entonces, reconoce, han sido unos años de trabajo hasta conseguir el concierto de plazas por parte de la Junta de Andalucía. La inversión de este centro es municipal y era una casa conocida en Nueva Carteya como la Casa Azul que los dueños donaron al Ayuntamiento. «Nosotros hemos querido respetar esos orígenes y por eso mantenemos el nombre de casa azul», indica. De hecho, su fachada mantiene ese color. Además, el centro está conectado con el centro de jubilados municipal.

Josefina Baena explica que una de sus prioridades en mantener a los usuarios en su entorno socio-familiar, «a la vez que reciben una atención profesional». Este renovado edificio cuenta con oficinas, salas de estar, comedor, zona de vestuarios y sala de terapia ocupacional.

Para facilitar el acceso al centro ofrecen a sus usuarios transporte para el desplazamiento. Realizan distintas actividades y talleres como cálculo, caligrafía, gnosias, lectura, escritura, lenguaje, motricidad o habilidades sociales. También organizan eventos y actividades al aire libre como visitas culturales, jornadas de convivencia con la familia «para que los usuarios entablen relaciones sociales y se sientan cómodos en su entorno». En este poco tiempo que llevan abiertos cuentan con siete plazas concertadas ocupadas y tres privadas.

Compartir el artículo

stats