Kiosco

Diario Córdoba

LOS VECINOS SE HAN QUEJADO DE INUNDACIONES Y DESPERFECTOS

El Ayuntamiento de Lucena estudia actuar sobre las grietas surgidas en varias calles

César Del Espino dice que no se pueden incluir el PFEA por la profundidad de la red de saneamientos

Grietas surgidas en la calle Río Guadalquivir de Lucena. M. GONZÁLEZ

El presupuesto municipal de Lucena sólo permite una intervención transitoria frente a las patentes grietas y las oquedades detectadas en el subsuelo y advertidas por los residentes de la calle Río Guadalquivir. Los vecinos de esta vía del sector oeste de la localidad, damnificado en los últimos años, también, por comprometidas inundaciones y acumulaciones de barro y otros elementos naturales, han denunciado, desde hace meses, las ostensibles y penetrantes fisuras abiertas en la calzada y el cierto riesgo de hundimiento del asfalto. La «mala calidad» de la superficie en esta franja del casco urbano, según ha confirmado el concejal de Obras, César del Espino (PSOE), provoca, con el transcurrir del tiempo, a consecuencia de «filtraciones, por pequeñas y de la índole que sean», un «lavado de áridos» en las profundidades. Este proceso supone la eliminación y disgregación de las partículas y, en algunos puntos, hay testados hasta 30 centímetros de aire.

En este barrio, el Ayuntamiento ya ha impulsado la intervención global en la calle Río Anzur y su precio de licitación asciende a 238.000 euros. En estos momentos, técnicos municipales revisan el proyecto relativo a la calle Río Guadiana y «la idea es licitar y empezar» los trabajos tangibles «en este año», vaticina el concejal socialista.

Por el contrario, las demandadas y necesarias obras en la calle Río Guadalquivir se han de posponer hasta el ejercicio 2023 porque la capacidad presupuestaria resulta insuficiente dado que «no estaba previsto». El Ayuntamiento ha explorado, sin éxito, la alternativa de insertar esta actuación en el Programa de Fomento del Empleo Agrario. La ubicación de la red de saneamiento –una de las infraestructuras a restituir- a tres metros del suelo impide su inclusión en el PFEA, puesto que las condiciones de este plan público fijan el máximo en 1,5 metros.

Actualmente, el Ayuntamiento estudia la realización, en esta calle, perpendicular a Río Genil, una intervención transitoria, al objeto de impedir o atenuar desperfectos graves y peligrosos, que, en cualquier caso, «no dificulte la ejecución posterior» de la obra troncal. Por tal motivo, desde la delegación municipal de Obras contemplan la utilización de un hormigón ligero u otro material similar en vez de unas losas de 50 centímetros que «luego, costaría muchísimo más trabajo». Esta obra «aún no es de emergencia» porque, a juicio de Del Espino, «el problema está asomando». 

La futura actuación completa, cuyo proyecto se encargará a una empresa externa, abarcaría dos tramos, desde la calle Baena hasta Pedro de Mena Gutiérrez. Al igual que en las vías Río Anzur y Río Guadiana, los proyectos contemplan la sustitución de las conducciones de saneamiento y complementarían, en consecuencia, la reconfiguración y extensión de estas canalizaciones que, mediante un plan plurianual, dividido en cinco líneas, acomete el Consistorio en las zonas oeste y centro del municipio. Ejecutadas dos fases, el montante de las tres restantes rebasa el millón de euros. Estas deficiencias severas en el subsuelo, igualmente, suceden en calles de la franja noreste del municipio. En otra ubicación, exactamente en la calle Trasmatadero, donde se manifestaron unos destrozos de sobresaliente importancia, finalmente el Consistorio ya realizó las labores pertinentes. 

En su análisis sobre una casuística general, y tras conocer críticas de vecinos, Del Espino ha puntualizado que «es posible que los fallos y las patologías en los inmuebles no tengan su origen en propiedades municipales» y ha expuesto que las infraestructuras particulares pueden «generar los daños» desde sus propios cimientos o estructuras individuales. 

Compartir el artículo

stats