Kiosco

Diario Córdoba

fuga en el pantano QUE ABASTECE A LA COMARCA del alto guadalquivir

El Martín Gonzalo pierde tanta agua como la utilizada para consumo

El embalse tiene una fisura en la que se intervino hace dos décadas sin resolverse el problema | Desde la Confederación Hidrográfica dicen que las pérdidas se utilizan como caudal ecológico

Vista del aliviadero del pantano por donde se pierde el agua, que termina en el arroyo del Martín Gonzalo. | CASAVI

El pantano del Martín Gonzalo, situado en el término municipal de Montoro y que abastece a a una población de más de 42.000 habitantes de los ocho municipios del Alto Guadalquivir, sigue perdiendo agua. Según ha podido saber este periódico, el caudal de agua que está dejando pasar cada día este embalse es similar al consumo diario de toda la comarca, integrada por los municipios de Adamuz, Bujalance, Cañete de las Torres, El Carpio, Montoro, Pedro Abad, Villa del Río y Villafranca.

Desde su construcción, este embalse ha tenido fisuras. Concretamente, en el año 1987, hace ya 35 años, fue localizada una de las grietas al descender el nivel del líquido embalsado en más de tres millones de metros cúbicos. La segunda fisura apareció en la pantalla asfáltica del embalse, que se encontraba a dos metros por debajo de la primera detectada. Esa segunda fisura es la que sigue tirando agua al arroyo Martín Gonzalo, que desemboca en el río Guadalquivir.

Uso ecológico

Fuentes de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, a través de Emproacsa, empresa de la Diputación suministradora de agua potable de este embalse, han señalado que las pérdidas se utilizan como caudal ecológico. En estos momentos, el embalse vuelve a tener un caudal de agua bastante bajo (26,5% de su capacidad), debido a la falta de lluvias. La fuga del agua se encontró hace más de tres décadas a unos 20 metros del fondo de la presa y a 51 del paramento de la pantalla. La rotura se debía, según el ingeniero Pietro de Porcellinis, diseñador de la pantalla exterior de la presa, a que ésta se ha separado del plinto -un muro de hormigón de poco más de un metro- que separa la presa del terreno donde ésta se asienta. Esta deformación abrió una brecha de metro y medio de larga por unos 15 centímetros de ancha, por donde se filtraba el agua. Este mismo técnico dijo en su día a este periódico que la pantalla está ideada para un tipo de presa de escollera blanda como la del Martín Gonzalo, «muy maleable y con alto poder de deformación para adaptarse a las que sufre el terreno donde se asienta debido a la presión del agua». Porcellinis indicó en su día que estaba previsto que la pantalla se deformara, si bien ésta del Martín Gonzalo ha escapado un poco de las previsiones. Esta pantalla fue diseñada por el ingeniero italiano y fue la primera vez que se instalaba en un pantano de las características del Martín Gonzalo a nivel mundial. Según manifestó en su día su creador, «su importancia es tal que el proyecto fue objeto de estudio en un congreso que se celebró en su día en Estados Unidos».

Un problema que se incrementa con el paso de los años

De los 60 litros por segundo registrados en octubre del 2002 se pasó a los 100, según reconoció en su día el Ministerio de Medio Ambiente. Para intentar paliar esta situación, el Consejo de Ministros aprobó hace 20 años la realización de obras de emergencia para reparar la pantalla de aglomerado asfáltico de la presa, donde se destinaron 667.000 euros. El embalse, de 17,8 hectómetros cúbicos de capacidad, ha visto reducido su nivel de agua en algo más de ocho metros debido a la falta de lluvia. En el año 2003, varios buceadores de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) se sumergieron bajo las aguas de la presa para tratar de localizar la fuga, siendo hasta el momento infructuoso todo el trabajo realizado. Este periódico se ha hecho eco de la continua pérdida de agua, que, unida a la sequía actual, podría provocar una falta de abastecimiento de cara al futuro de los más de 40.000 usuarios de la comarca. Esto, unido a la previsión del aumento del precio, preocupa a los vecinos.

Compartir el artículo

stats