La Comisión de Patrimonio de la Delegación Territorial de Cultura y Patrimonio Histórico de Córdoba ha acordado en su sesión de este viernes iniciar el procedimiento para inscribir el Cerro de la Merced de Cabra como Bien de Interés Cultural (BIC), destacando la importancia del yacimiento como gran exponente de la cultura ibérica en la provincia de Córdoba.

Con algo más de 400 metros cuadrados en planta, y varias terrazas y niveles arqueológicos, se remonta al menos al siglo IV antes de Cristo y es un exponente de la cultura ibérica en Córdoba. La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, se comprometió en la última visita a Cabra el pasado mes de diciembre a agilizar los estudios previos para este procedimiento de inscripción.

Con este procedimiento se busca la protección del edificio principal, de casi veinte metros de fachada, y las terrazas meridional y septentrional del complejo, así como otros espacios. Las estructuras de piedra del muro perimetral del recinto principal son casi indestructibles en tiempos humanos y salvo por acción humana, y por ello se conservan en todo su perímetro en más de dos metros de altura, salvo en las esquinas demolidas intencionalmente, que narran una parte de la historia del yacimiento.

En el interior del edificio principal los muros de zócalo de piedra irregular y alzado en adobe alcanzan alturas que llegan a los cuatro metros. Sin embargo, estos muros son extremadamente frágiles. En el exterior se conserva muy bien la escalinata de piedra, aunque se considera extremadamente frágil y no debe ser objeto de tráfico peatonal.

Otros sectores del yacimiento como el muro de contención de la terraza meridional o el de la terraza septentrional se conservan en peor estado porque al estar en ladera las fuerzas de erosión y presión de la tierra, y el crecimiento de vegetación, han provocado mayores daños y siguen siendo una amenaza.

Además, la Comisión ha aprobado, entre otros proyectos, la intervención de emergencia en las pinturas murales de la fachada sur de la Mezquita-Catedral de Córdoba, que pondrán en valor dichas pinturas tras la rehabilitación de la fachada efectuada hace unos meses, el proyecto para la instalación de fotovoltaicas en instalaciones municipales de Priego de Córdoba, o el proyecto de reurbanización del primer tramo de la calle Moralejo de Aguilar de la Frontera, que contempla la colocación de la cruz propuesta por la Agrupación de Cofradías aguilarense en el entorno de la entrada al Convento de Las Descalzas.