Las intervenciones que se llevan a cabo en el castillo y recinto amurallado de Dos Hermanas, en Montemayor, protegido como Bien de Interés Cultural, continúan dando importantes y sorprendentes resultados. José Manuel Reyes, arquitecto y restaurador, explica que en el año 2021 se ha trabajado en la parte suroeste del recinto principal y se ha definido la alineación de los dos lienzos murarios y la liza (el pasillo intermedio). «No solamente hemos encontrado esta liza, sino nuevas caballerizas en el interior, adosado al lienzo sureste», explica. Estas nuevas caballerizas «vienen a unirse a las descubiertas el año anterior, por lo tanto, se conforma un espacio en L, en el que todo son caballerizas».

La nueva fase de obra, sufragada íntegramente con fondos municipales y que ya cuenta con la aprobación de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, va a iniciarse en breve. El Ayuntamiento de Montemayor pretende completar las excavaciones acometidas y construir un acceso al nivel de pavimento original localizado en las caballerizas.

Para ello, bajo el arco se excavará en forma de rampa hasta acceder a la cota del primer recinto de la fortaleza, mientras que en el interior llegaríamos hasta la cota del pavimento histórico. «Porque si este yacimiento tiene una característica es que el estrato, la profundidad que ha tenido que excavarse es muy importante». Añade que se habla de profundidades de metro y medio o dos metros, «por lo tanto, tenemos mucho estrato que excavar, y eso ha permitido que se conserven muchas estructuras y ha preservado el monumento».

Liza en el lienzo sureste ya consolidada. Al fondo, la torre oeste. M. ARIZA

Acceso complicado

Todo ello ha implicado que el acceso a esos espacios haya sido complicado. Para entender mejor la fortaleza, explica que el recinto principal se divide a su vez en dos espacios partidos por un lienzo central, y el paso entre un recinto y otro es el propio arco que se conserva en buenas condiciones.

Además, dado que previsiblemente aparecerán restos arquitectónicos que quedarán expuestos, se propone acometer preconsolidaciones de los restos arquitectónicos emergentes con el objeto de preservarlos.

En este castillo el Ayuntamiento de Montemayor viene actuando desde el año 2016 y se ha constatado un gran potencial arqueológico, por lo que puede tratarse de uno de los yacimientos más prolíficos de Andalucía.

En la prospección geomagnética desarrollada en el año 2019 se ha descubierto que en este yacimiento no solo hay un castillo, sino que también alberga una villa que llega hasta el arroyo de la Carchena.