En el paraje de la Fuente de las Piedras

La Policía desaloja a más de 40 personas de un botellón en Cabra

La actuación se salda con la propuesta de sanción para una treintena de jóvenes

Jefatura de la Policía Local de Cabra.

Jefatura de la Policía Local de Cabra. / MORENO

José Moreno

José Moreno

Más de 40 personas fueron desalojadas este pasado fin de semana por agentes de la Policía Local de Cabra con la colaboración y el apoyo del Cuerpo Nacional de Policía, tras ser alertados de una concentración con numerosos jóvenes consumiendo alcohol y generando molestias con reproductores musicales que no permitían el normal descanso de los vecinos en el paraje Fuente de las Piedras.

Hasta el lugar se desplazaron los agentes, donde comprobaron la veracidad de lo manifestado, saldándose la actuación con la propuesta para sanción de una treintena de jóvenes por consumo de bebidas alcohólicas en los espacios públicos fuera de los lugares habilitados, así como por generar molestias con reproductores musicales en la vía pública sin autorización municipal, tal y como viene establecido en las ordenanzas municipales, según ha informado la delegación municipal de Tráfico y Seguridad Ciudadana.

El dispositivo policial, que tuvo lugar en torno a las 4.30 de la madrugada del sábado, disolvió la congregación sin mayores incidentes en apenas treinta minutos, restableciendo el orden para la tranquilidad y descanso vecinal y quedando el paraje desalojado en torno a las cinco de la madrugada.

Apunta el Ayuntamiento que los jóvenes aprovechan las madrugadas de los fines de semana, especialmente, para realizar quedadas una vez que cierran los establecimientos de ocio y esparcimiento, conociendo que hay una relación indiscutible entre el cierre de las discotecas y bares de copas por motivos de la pandemia, no siendo ésta la primera intervención policial de similares características en este verano.

Por tal motivo, desde la delegación de Tráfico y Seguridad Ciudadana se ha hecho un llamamiento a todos los jóvenes para que eviten las congregaciones, los botellones y las reuniones multitudinarias "que no hacen más que alterar la convivencia ciudadana y el orden público, y contribuyen al aumento de brotes epidémicos del coronavirus".