Los 77 ayuntamientos de la provincia de Córdoba disponen desde este viernes de liquidez y solvencia económica y financiera para hacer frente a todas las necesidades que la pandemia les exige así como de otras cuestiones para el funcionamiento diario de los municipios, gracias a la inyección de 61.595.207 euros que el presidente de la Diputación, Antonio Ruiz, ha transferido a las 11.20 de la mañana a todas las cuentas municipales.

Estos 61,59 millones son parte del total de 124,57 millones que la Diputación dispone para anticipar el 80% de la recaudación de impuestos de los ayuntamientos, un 3,54% más que el año anterior, pero que este año, como novedad, no se inyectan de golpe, ya que algunos han solicitado otras fórmulas, bien mensualmente, trimestralmente o de otro modo. Así, como ha explicado Antonio Ruiz, el 44% de los 77 ayuntamientos han recibido el importe íntegro que les corresponde esta misma mañana, y los otros los irán recibiendo según distintas fórmulas, "a la carta", para evitar "exceso de liquidez y sobrecostes en las condiciones bancarias".

El presidente de la Diputación ha calificado como "un día importante" el día de hoy, que se lleva a cabo todos los meses de enero, aunque este año reviste mayor importancia porque "en los tiempos que corren estamos ante necesidades extraordinarias por la pandemia, realidades que exigen respuestas ágiles y eficaces de las administraciones, capacidad de actuación rápida".

También ha destacado Ruiz que los municipios menores de 20.000 habitantes, que no tienen tantos recursos, se llevan 71,8 millones, lo que garantiza su viabilidad económica.

La delegada de Hacienda de la institución provincial, Felisa Cañete, ha explicado, por su parte, que este importe que se anticipa a los ayuntamientos se obtiene gracias a operaciones de crédito con entidades bancarias y a la recaudación de impuestos como el IBI de urbana y rústica, el impuesto de vehículos, IAE y otras tasas. Con Cajasur se ha firmado una operación de crédito por 50 millones y con La Caixa, de 17 millones. Y todo ello, ha dicho Cañete, "gracias a la estabilidad financiera de la Diputación", con una deuda que se ha reducido un 55% desde el 2015.

La responsable de Hacienda ha señalado, que "en definitiva, lo verdaderamente importante, es que los ayuntamientos ya disponen de liquidez y solvencia económica para luchar contra la pandemia, poder reactivar su economía y ayudar a las personas que lo están pasando mal para que nadie se quede en el camino".