DATOS DEL SERVICIO ANDALUZ DE SALUD

Los cordobeses polimedicados crecen a la par que aumenta la esperanza de vida

Desde 2019 el gasto farmacéutico en la sanidad pública ha aumentado un 16%

33.800 personas toman diez o más medicamentos en Córdoba

Desde 2019 el gasto farmacéutico en la sanidad pública ha aumentado un 16%.

Desde 2019 el gasto farmacéutico en la sanidad pública ha aumentado un 16%. / CÓRDOBA

M.J. Raya

M.J. Raya

En Córdoba hay un total de 33.800 personas que toman diez o más fármacos o tratamientos en la actualidad, lo que en sanidad se considera un paciente polimedicado. Según datos del Servicio Andaluz de Salud (SAS), no existe referencia acerca de si hace unos años había más o menos ciudadanos en esta situación, ya que antes se usaban otros criterios diferentes para la medición del paciente polimedicado.

La esperanza de vida al nacer cada vez es mayor y en Andalucía se sitúa en la actualidad en 81,93 años. Esta población de avanzada edad se caracteriza por un mayor consumo farmacéutico, debido al aumento de la prevalencia de las enfermedades crónicas y, por tanto, también de la pluripatología que convierte a estas personas en pacientes polimedicados.

Pacientes polimedicados en Andalucía.

Pacientes polimedicados en Andalucía. / Ramón Azañón

[Pulse aquí para ver el gráfico ampliado]

Con respecto al total de población general, las personas con polimedicación representan algo más del 4% del total en la provincia de Córdoba, similar porcentaje al existente en Andalucía.

A la vez que hay más pacientes polimedicados crece cada año el gasto farmacéutico que asume la sanidad pública andaluza. En la región, este desembolso, que ascendió el pasado año a 2.252 millones de euros, supuso un 18,4% más que en 2019, que fue de 1.901 millones. Ya entre 2019 y 2020 (año en el que comenzó la pandemia del covid) el gasto creció un 4,1%, al ser de 1.980 millones, y lejos de frenarse o bajar en 2021, año en el que fue de 2.134 millones, ha continuado subiendo hasta los 2.252 millones de 2022.

En Córdoba el desembolso en medicamentos de la sanidad pública en 2019 fue de 195 millones de euros y en 2020 de 201 millones, un alza del 3%, que supera el 16% de subida si se comparan los 195 millones de gasto farmacéutico de 2019 con los 227 de 2022.

Lo que más se receta

Fuentes del SAS precisan que, a nivel andaluz, aunque es una proporción que se extiende de forma más o menos parecida a todas las provincias, los tratamientos más indicados a los pacientes polimedicados son los relacionados con diabetes, problemas de coagulación, factores de riesgo cardiovascular (como el colesterol o los triglicéridos), para el control de la hipertensión o los antidepresivos.

El reparto

En concreto, estas mismas fuentes precisan que los fármacos hipoglucemiantes orales (antidiabéticos), representan el 10,7% del total de gasto; los antitrombóticos, equivalen a un 7% del desembolso; los reductores del colesterol y los triglicéridos (5,71%); los productos inhalatorios para enfermedades respiratorias (5,5%); los antihipertensivos (4,5%); antidepresivos (3,5%) o los opioides (3,1%).

El 85,2% de los pacientes polimedicados en Andalucía, un total de 313.511, tiene 60 o más años, habiendo incluso 158 ciudadanos en esta situación de más de 100 años. En el lado contrario, hay 28 niños de 10 o menos años.

Ante el crecimiento progresivo del gasto farmacéutico año a año, las citadas fuentes del SAS señalan que el uso racional del medicamento es una responsabilidad colectiva (de médicos, enfermeros, farmacéuticos y otros profesionales sanitarios, gestores, y, por supuesto, de los pacientes).

«La medicalización de la vida cotidiana, la práctica cada día más habitual de una medicina defensiva, la fragmentación de las especialidades médicas, el continuo envejecimiento de la población, el incremento de la prevalencia de procesos crónicos y la automedicación están provocando una masiva exposición de la población a los medicamentos. Esto conlleva un hiperconsumo de medicamentos», indica el SAS.

«Este hiperconsumo, en muchas ocasiones innecesario o ineficaz, aumenta el riesgo de reacciones adversas y de interacciones y el efecto cascada terapéutica, pues existe la posibilidad de que tengamos que tomar un medicamento por el efecto adverso causado por otro que estemos tomando. Además, la polimedicación puede favorecer una disminución de la adherencia al tratamiento. De hecho en el Servicio Andaluz de Salud hay un déficit de adherencia al tratamiento del 33%, solo teniendo en cuenta los fármacos que no se retiran en las farmacias», añaden estas mismas fuentes.

Envejecimiento

Dado el mayor envejecimiento de la población, que no es exclusivo de Andalucía, para el Gobierno andaluz es fundamental la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad, adoptando y fomentando hábitos de vida saludables. Con este fin, el Consejo de Gobierno de la Junta ha aprobado el Plan Andaluz de Prescripción de Ejercicio Físico Andalucía en Forma para facilitar la incorporación de la recomendación de actividad física y la prescripción de ejercicio físico entre la población andaluza.